Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Cochimi (M’ti-pa), Cucapá (Es-Pei), Kiliwa (Ko’lew, Koah, Kual), Kumiai (Ti’pai), Paipai (Akwa’ala). Pueblos Indígenas de Baja California.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Empacho

Auténtico síndrome de filiación cultural, el empacho es uno de los padecimientos más frecuentes en la población de los grupos indígenas del norte del país, sobre todo entre los niños de corta edad, quienes pueden llegar a morir si no reciben el tratamiento oportuno. Las distintas causas que generan la afección guardan relación directa con la ingestión alimenticia; así, comer "cosas crudas, mal preparadas", alimentos "que caen mal", o tomar agua sucia, son formas usuales de contraer la enfermedad, señalan los informantes. En los niños, el empacho también se produce por comer sustancias indigestas, como el papel, el cual provoca un tipo de empacho muy severo. El consumo de cualquiera de estos elementos ocasiona "que la comida se estanque en el estómago", es decir, no se digiera, lo que da origen a la enfermedad, la cual se manifiesta por un conjunto de síntomas característicos. El empacho se clasifica según el agente que lo produce; así, por ejemplo, tomar agua sucia provoca "el empacho de agua".

Al no ser digeridos, los alimentos originan inflamación y sofocación del estómago, dolor, decaimiento, diarrea e inapetencia, entre otras manifestaciones. La palpación es el procedimiento utilizado para corroborar la presencia del empacho; al tacto, el estómago se siente duro, hecho que se refleja en la afirmación expresada por los diversos terapeutas, según los cuales "al enfermo se le pone boluda la panza". La revisión incluye la detección de "bolas", endurecimientos de forma esférica que aparecen en los músculos de determinadas partes del cuerpo y que se forman a raíz del padecimiento. Ciertos terapeutas "jalan" la piel de la región estomacal, la cual "truena" si el enfermo está empachado.

La finalidad perseguida por los diferentes tratamientos es la de "soltar el empacho", es decir, desprenderlo de las paredes del estómago y desalojarlo de este órgano, de manera que salga con el excremento. Para "soltar" el alimento atascado se recurre a las sobadas, procedimiento que los terapeutas suelen realizar de varias maneras: en una de ellas, el enfermo se acuesta en posición supina y el terapeuta le soba varias veces el estómago, de arriba hacia abajo; enseguida, continúa sobando desde la parte superior del abdomen hasta la punta de los pies, siguiendo la trayectoria de los "nervios" (músculos), con el objeto de deshacer las "bolas" que se han formando en ellos; después, el paciente gira y se le soba la espalda, desde la nuca hasta el coxis, en particular las zonas laterales de la columna vertebral ("espinazo"), bajando luego por las piernas hasta los pies y sobando con firmeza la región de las corvas en donde se concentran los endurecimientos; por último, el terapeuta soba los hombros y los brazos hasta llegar a la punta de los dedos, siempre en dirección a los músculos. Al finalizar el masaje, se "le jala la piel" de las vértebras de la región sacro-lumbar, de manera que "truene"; el sonido que se produce al realizar esta maniobra constituye el indicio de que "el empacho está despegado"; los informantes consideran que "la piel truena al jalar porque está pegada". Algunos terapeutas acostumbran jalar de arriba hacia abajo la piel del vientre del enfermo, y de abajo hacia arriba la de la espalda; enseguida "se jala la piel de los brazos y piernas y después se soba en la misma dirección". Las sobadas se hacen en número de dos o tres; para ello, el enfermo debe estar en ayunas y, después de estas manipulaciones, debe permanecer recostado por unos 10 minutos (V. tronar el empacho).

El tratamiento se complementa con la ingestión de tes y purgas, destinados a expulsar la materia "despegada", que muchas veces "se ve verde y podrida, si ya tiene tiempo". El preparado empleado con más frecuencia por los pai-pai es el té de romero o epazote y palmilla molida, mezclado con aceite de oliva. Los cochimí emplean el añil —"bolita azul, vegetal, de venta en farmacias"— y hacen la terapia por la noche: se le da al enfermo una cucharada de aceite de oliva y, pasados 30 minutos, se le administra una mezcla preparada con un cucharada de palmilla y otra de añil; enseguida se le soba desde la parte superior del estómago hasta la parte inferior del vientre "para bajar el empacho de la noche a la mañana". Si "no sale" (por vía rectal), se repite el tratamiento la noche siguiente. Con los mismos fines, los cochimí también administran una mezcla de aceite de oliva con sal o azúcar, y enseguida un te preparado con estafiate, hierbabuena y hueso de aguacate. Para hacer el té, se colocan las plantas en un recipiente con agua hirviendo, éste se retira del fuego y dentro de él se pone una brasa ardiente; luego se tapa, se deja reposar unos 10 minutos, y enseguida se cuela.

Entre los kiliwa el contenido estomacal es desalojado mediante el vómito: se prepara un té con raíz de hierba anís y se le administra al enfermo como agua de tiempo; con esto, "la persona vomita dos veces por día hasta que queda aliviada del empacho; mientras no vomita, no se cura".

La evolución del tratamiento se determina observando el excremento para ver si sale la causa del empacho. Si no se ve nada y el enfermo sigue mal, se repite el tratamiento". Durante la cura, el paciente debe observar una estricta dieta alimenticia que permite sólo el consumo de atoles de maíz, condimentados de preferencia con sal; después, poco a poco puede pasar a comidas más consistentes, tales como sopas, arroz y caldos de pollo, esperando ampliar la dieta a otros alimentos a medida que comienza a manifestar cierta mejoría; se aconseja dejar las comidas que incluyen carne y huevos para cuando el enfermo esté completamente sano.

Si el Paciente no se atiende, los síntomas recrudecen rápidamente, "se le hincha más la panza, porque se le pudre el empacho", e incluso puede morir.