Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
Diccionario Enciclopédico de la Medicina Tradicional Mexicana
Calambres

Lengua Indígena: Totonaco chilixwanat (1). Tzotzil tse lu’ el (2).

Dolores temporales que se presentan intempestivamente en las extremidades y que suelen acompañarse de una sensación de "engarrotamiento" y "hormigueo".

En Chiapas, reconocen como causas al aire y los malos sueños enviados por fuerzas malévolas (2). En Morelos, las parteras adiestradas refieren que son un malestar frecuente en la mujer en los últimos meses del embarazo y que se originan cuando "ingiere sal en exceso, padece de nerviosismo o de una deficiencia de calcio" (3). Los purépechas de Michoacán, los asocian a los cambios bruscos de temperatura; salir al aire cuando se está caliente, quitarse los zapatos después de haber caminado mucho, etcétera, actos que traen como consecuencia que el frío suba y quede atrapado en el "nervio" —nombre que reciben los músculos entre los purépechas—, provocando el malestar. Según la parte afectada, el nombre de la afección varía: para la cadera, calambre del cuadril, calambre de la pierna, etcétera (4).

El tratamiento de este malestar persigue calentar la región adolorida mediante sobadas y la aplicación de emplastos. En Baja California Norte, colocan sobre la parte afectada una cataplasma muy caliente preparada con ruda (Ruta chalepensis), albahaca (Ocimum basilicum), artemisa (Ambrosia artemisiifolia), romero (Rosmarinus officinalis) y yerbabuena (Mentha sp.) fritos en sebo de riñonada (5). Los veracruzanos de La Capilla, frotan chichicastle (Urtica chamaedryoides) sobre los músculos contraídos (6); los de Papantla utilizan fomentos de epazote (Teloxys spp.) o baños con agua de romero (1). Los chiapanecos friccionan la parte dolorida con hojas de chijilté’ (Sambucus mexicana) calientes (2), y en casos graves, realizan curaciones mágico-religiosas. Los morelenses soban con alcohol la región afectada con movimientos ascendentes, y como prevención, recomiendan a la embarazada beber mucha agua, no tomar sal en demasía e ingerir suplementos de calcio y un licuado de leche con huevo, incluyendo la cáscara (3).

Para la medicina académica, los calambres son el resultado de contracciones involuntarias, dolorosas y transitorias de un músculo, sobre todo de la pantorrilla o del estómago. También se definen como dolores abdominales durante el parto, originados por la compresión de los nervios obturadores y plexos sacros por la cabeza del feto (7).

Índice de Autores

(1) Santos García, A. de los et al., 1988.

(2) Holland. W. R.. 1978.

(3) Mellado Campos. V. et al., 1989.

(4) Mellado Campos. V. et al., (en preparación).

(5) Javis S..M.. 1985.

(6) Hernández y López, J. A.. 1988.

(7) Diccionario terminológico de ciencias médicas, 1984.

MZ