Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
Diccionario Enciclopédico de la Medicina Tradicional Mexicana
Tancas

Maya. Fluido enigmático que genera males y alteraciones nerviosas como son desmayos, temblores, escalofríos, inquietud y espasmos.

Esta manifestación parece ser causada por distintos fenómenos naturales, entre los que se mencionan el vuelo de una guacamaya y la luminosidad solar. Así, el tancas se distingue de otras emanaciones enfermantes mencionadas por los grupos mayenses, como son el kinam y el panvil, ya que estas últimas son ocasionadas por el calor humano (V. frío-calor). El tancas también llega a ser considerado como ente etéreo con voluntad propia (1).

Este término aparece varias veces en el texto médico anónimo del siglo XVIII, hoy conocido como El ritual de los bacabes. Allí se hace referencia al frenesí, que aparece bajo las siguientes denominaciones: balam mo tancas, frenesí-jaguar-guacamaya; ah oc tancas, frenesí-errante; mo tancas, frenesí-de-guacamaya; nunil tancas, frenesí-de-tumecimiento; tancas be, frenesí-del-camino, y nicte tancas, frenesí-erótico (2). Puesto que El ritual de los bacabes es un libro de conjuros curativos, se infiere que cada uno de estos términos se relaciona con una enfermedad específica; sin embargo, sólo en el texto de ah oc tancas se caracteriza la sintomatología del padecimiento:

El texto para el que padece de Ah Oc Tancas
’Frenesí-errante’.
Comienza con vómitos;
además tiene el
estómago revuelto
y fiebre:
se trata del Ah Oc Tancas ’Frenesí-errante’;
y se manifiesta también con entumecimiento... (2:276).
La curación del...
Ah Oc Tancas Ah Oc Tancas ‘Frenesí-errante’
y de las intensas fiebres
que parecen desprender la boca,
más no los dientes; cuando salen babas espumosas
de la boca... (2:284-85).

Si bien los conjuros del texto son poco específicos en cuanto a las manifestaciones físicas de estos padecimientos, no lo son en cuanto a su origen cósmico. En todos los textos donde se encuentra el término tancas, se menciona que éste apareció el día cuatro ahau y es la esencia de un coito celeste realizado por la deidad Cuatro Ahau. Así, el texto referente a ah oc tancas dice:

Dícese Can Ahau ’Cuatro-ahau’ copulaba,
que Can AhauCan Ahau ’Cuatro-ahau’ caía en la lujuria
cuando surgió la esencia del coito
la esencia de la lujuria.
Vino de la quinta capa del cielo.
También se dice que vino de la constelación
tzab ’Las-pléyades’;
también se dice que salió de las nubes,
cuando yo yacía agazapado
frente al frenesí (2:277).

El conjuro para una enfermedad de frenesí, tancas lae, dice lo siguiente:

Exactamente el Can Ahau ’Cuatro-a hau fue el día,
exactamente el Can Ahau ’Cuatro-ahau fue la noche,
de la lujuria de la noche,
de la lujuria del día,
cuando retumbaron los cielos
cuando retumbó la noche,
cuando retumbaron las nubes...
La lujuria del coito
y la lujuria de la noche
son gente también... (2:299-300).

Los conjuros de El ritual de los bacabes parecen indicar un día de la creación, producto de un coito cósmico, del cual también surgió una esencia enfermante: la del frenesí. La creencia actual del tancas, si bien parece estar desembarazada de su antigua carga erótica, aún evoca la idea de que los fenómenos de la naturaleza, independientes de la acción humana, generan emanaciones o esencias que perduran y afectan a los seres humanos. Dichas emanaciones se conciben como fluidos impersonales, o bien como entes con voluntad propia.

Índice de Autores

(1) Villa Rojas, A., 1982.

(2) El ritual de los bacabes, 1987.

DM