1100
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Seri (Konkaak).
[ ]  [
Los recursos humanos
]  [ ]  [ ]
Los recursos humanos

Quizás convenga aclarar —antes de analizar los tipos y características de los terapeutas de este pueblo indígena— algo que afirmamos en otros capítulos: la pequeñez de la muestra lograda está en relación directa con la escasez de población del grupo, con las dificultades que se encontraron para mantener un contacto continuo y con las características geográficas de la región en donde habitan. Es por ello que, si bien porcentualmente el número de terapeutas entrevistados no es desdeñable, no estamos seguros de que las particularidades que se señalan puedan ser efectivamente generalizadas, y de que los datos logrados testimonien cabalmente la naturaleza de la medicina del grupo.

Dicho lo anterior, apuntemos que para componer esta sección se entrevistó a un grupo de siete terapeutas seris que, según precisaron, han hecho de la práctica médica comunitaria una extensión del saber doméstico o casero. Se trató, en este caso, de un grupo exclusivamente femenino, con una edad promedio de 60 años, y que, al momento de levantarse los datos de la encuesta, vivían en las dos comunidades habitadas por la etnia: Desemboque y Punta Chueca. Sólo una de las informantes declaró realizar una actividad —auxiliar de enfermería de la SSA— distinta a la registrada por el resto del grupo, en donde las mujeres distribuían su tiempo entre el cuidado del hogar y la producción de artesanías. Aunque las afinidades entre las formas de tratar las enfermedades, el grupo de padecimientos que curan y la imagen social que proyectan sean notables, tres de las entrevistadas se definieron como curanderas (e’éyakkishim kukájtim, e’éyatki koatikpan y shi’apjkaiti), dos dijeron practicar la medicina casera, una se declaró partera (kushá kunalsha) y la restante no precisó su especialidad o tipo de práctica médica. La totalidad de las informantes afirmaron tratar un número relativamente bajo de pacientes —cinco a la semana, aproximadamente—, considerando tanto a aquellos del propio pueblo seri como a gente que llega de localidades aledañas a solicitar tratamientos.