Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
Diccionario Enciclopédico de la Medicina Tradicional Mexicana
Vergüenza

(Chis) (1 y 2) (Gro) (3) (Oax) (4 a 10) (Ver) (11). Lengua Indígena: Huave napaknasing(10), napac monxing (12). Tzeltal k’eshlal (1), q’uexlal (13). Tzotzil kexlal (2), q’uexlal (14). Zapoteco stu’i(6).

Enfermedad que afecta a los individuos que han sido humillados, ridiculizados u ofendidos en público.

En Oaxaca, los zapotecos del istmo de Tehuantepec creen que se origina cuando una persona es insultada o puesta en ridículo en público y no puede defenderse o responder a la agresión (4) (6). Similar causalidad es referida por los huaves (9), quienes estiman como a un potencial provocador de este mal a la persona que es capaz de hacer sentir a otros un destructivo sentimiento de inferioridad (10). En Chiapas, los tzeltales y los tzotziles la atribuyen a un estado de confusión, preocupación o vergüenza (1), o bien, al desconcierto o al azoro demostrado en público (2). Para los nahuas veracruzanos de Mecayapan, se produce cuando se reclama un objeto perdido o por mantener una discusión vergonzosa (11). En Cuajinicuilapa (Cuijla), Guerrero, afecta a los que son sorprendidos haciendo una "cosa mala" (3).

Sus manifestaciones son variadas: algunos zapotecos de Tehuantepec reportan cólicos, pulsaciones en el abdomen, dolor de cabeza y depresión general (6); otros mencionan dolor en los ojos y en una de las piernas, vómito y palidez (7). Por su parte, los huaves refieren fiebre, hemorragias y cólicos (10). Los tzotziles opinan que puede haber erupción cutánea, asociada con la erisipela. Finalmente, en Cuajinicuilapa informan de hinchazón en algunas partes del cuerpo, principalmente en las piernas (15).

Existen numerosos tratamientos. En Tehuantepec, los zapotecos aconsejan el uso del lodo, bebido con agua y aplicado sobre el abdomen (4) (6); también acostumbran dar una limpia con albahácar (Ocimum basilicum), agua de colonia y mezcal (5); sin embargo, la curación más común se realiza recurriendo a la magia simpática, en la que el curandero ve a la enfermedad como si fuera una iguana y procede imaginariamente a cortarla en trozos que son repartidos entre varias personas, eliminando así el padecimiento (7). Por su parte, los tzeltales rocían al paciente con una mezcla de aguardiente y sal (1).

Los individuos tímidos son los que corren un mayor peligro, no sólo de sufrir esta enfermedad, sino de sucumbir a causa de ella (7).

En Mitla, consideran que los brujos, cuando son sorprendidos en alguna de sus prácticas, pueden morir de vergüenza (8).

Índice de Autores

(1) Hermitte, E. R, 1970a.

(2) Guiteras Holmes, C, 1965.

(3) Aguirre Beltrán, G., 1985.

(4) Weitlaner, R. J., 1962.

(5) Alejandre, V. et al., 1988.

(6) Covarrubias, M., 1980.

(7) Gárate de García, C, 1960.

(8) Parsons, E. C, 1966.

(9) Signorini, I. et al., 1979.

(10) Séjourné, L., 1985.

(11) Ramírez Hernández, A. et al., s/f.

(12) Stairs Kreger, G. et al., 1981.

(13) Slocum, M. et al., 1971.

(14) Hurley, A. et al., 1978.

(15) Aguirre Beltrán, G., 1980.

AT