Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
Diccionario Enciclopédico de la Medicina Tradicional Mexicana
Yahval riox

Tzotzil. Curandero de Zinacantán, Chiapas, quien para establecer el diagnóstico y tratamiento se vale de la comunicación con un santo parlante.

Es común clasificarlos dentro de la jerarquía de los h’iloletik (V. h’ilol), aunque se excluye a las mujeres, así como a algunos hombres sospechosos de haber comprado ilícitamente sus poderes.

Su iniciación está centrada en conseguir y lograr la ayuda de un kuxul riox, "dios viviente", anhel, "ángel" o riox xh’opoh, "dios que habla" (san Miguel). Para obtener uno de estos santos, el dueño en potencia se dirige a alguno ya existente y le solicita que uno de sus compañeros vaya a vivir a su casa; si el acuerdo es favorable, el nuevo dueño compra o confecciona un cofre que será la morada permanente del santo parlante, y lo coloca en medio de un altar. Antes tendrá que ofrecer tres fiestas con músicos y cohetes, con el fin de persuadir al santo y recibir la señal aprobatoria, para así fijar los horarios de consulta.

Los zinacantecos dicen que el santo parlante de un ladino de Solayó fue el primero, y tiempo después aparecieron otros en Zinacantán, luego de solicitarlo al primero. Aseguran que existen dueños de santos parlantes, algunos de ellos ladinos, en otros municipios indígenas (V. me’santo).

Por lo común, es el enfermo quien asiste a la casa del yahval riox. Después de explicar sus dolencias ante el altar, sale del cofre una voz que le revela cuál ha de ser su curación; otras veces, la comunicación se establece mediante un sistema de golpes que el dueño descifra. La consulta incluye, además, la aplicación de remedios y la realización de rituales curativos, dependiendo de la enfermedad (1).

Índice de Autores

(1) Silver, D. B., 1980.

SM