Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
Diccionario Enciclopédico de la Medicina Tradicional Mexicana
Anginas

Sinónimo(s): inflamación de las anginas (1). Lengua Indígena: Totonaco tsik’akxniku pistapu (Ver) (2) Purépecha k’uchakua, anginas (3).

Enfermedad respiratoria originada por un desequilibrio en la temperatura corporal cuyas manifestaciones son dolor de garganta, dificultad para ingerir alimentos y fiebre.

Es provocada por los cambios bruscos de temperatura que sufre el organismo; hay quienes aseguran que es el frío que ingresa al cuerpo cuando una persona al estar caliente, se expone repentinamente al frío o al aire (3 a 6); otros sostienen que es el exceso de calor en el cuerpo, el "calor subido" (7 a 11), cuando una persona pisa el suelo frío, sucede que la sangre (de calidad caliente) huye de los pies, sube a la cabeza y se "cargan" las anginas de este líquido causando la enfermedad (11).

Las opiniones no son contrapuestas, ya que finalmente la causa del padecimiento es un desequilibrio en la distribución de la temperatura corporal. Es importante notar que a diferencia de las demás afecciones respiratorias, frecuentemente las anginas son consideradas de calidad caliente (V. frío-calor).

Los síntomas principales son fiebre, dolor de garganta, escalofríos y dificultad para "pasar" o tragar los alimentos y la saliva. Esto último es debido a la inflamación local severa (5) (12) y la excesiva producción de baba o flema (5) (13) que producen el cierre de la garganta (9) (12 y 14). Algunos síntomas poco frecuentes son la falta de apetito, reuma, dolor de huesos, tos y vómito.

En el tratamiento se utilizan diferentes métodos que persiguen desinfectar y limpiar la garganta de la flema: gárgaras con sustancias entre las que sobresale el limón (Citrus sp.), solo o combinado con miel (1) o alumbre (13) y lavados de garganta o paladeadas, principalmente conjugo de tomate (Physalis sp.) (15 y 16) (V paladear).

Se emplean emplastos o cataplasmas elaborados con grasas, aceites y plantas, solos o combinados, que calentados previamente se colocan sobre el cuello y, en algunas ocasiones, se cubren con un trapo. Para su confección se utilizan entre otros elementos, hojas de belladona (Atropa belladonna) (14 y 17), tomate (18), enjundia de gallina o aceite de comer. Con la finalidad de desinflamar las anginas, calmar el dolor y sacar el calor de la garganta, se recomiendan los baños de pies y de asiento con agua caliente (4) (10) o con orines del mismo enfermo (19).

También se aplican plantillas elaboradas con limón (7) o jitomate (Lycopersicum esculentum) (16), calentados previamente para quitar la temperatura y bajar el calor subido a los pies. Existen procedimientos como la sobada, la tronada o la quebrada de anginas que son igualmente utilizados con frecuencia.

Es un padecimiento que se presenta en todas las edades, pero con mayor frecuencia en los niños.

Para la medicina académica, se trata de la misma afección conocida como amigdalitis o faringoamigdalitis, ya que existe una clara correspondencia en la sintomatología y las finalidades perseguidas por el tratamiento.

Índice de Autores

(1) Garcés Medina, A. R., 1989.

(2) Santos García, A. de los et al. 1988.

(3) Rangel, R., 1982.

(4) Baytelman, B., s/f.

(5) Young, J. C., 1981.

(6) Baytelman, B., 1986.

(7) Ruiz Salazar, C. L., 1989.

(8) Aguirre Beltrán, G., 1980.

(9) Aguirre Beltrán, G., 1952.

(10) Ryesky, D., 1976a.

(11) Pérez Hernández, A. et al., 1983.

(12) Leiter Ferrari, W., 1982.

(13) Palacios de Westendarp, P., 1986.

(14) Álvarez Heydenreich, L., 1976.

(15) Vega-Franco, L. et al., 1979.

(16) Rendón, S., 1981.

(17) DGCP et al., 1984.

(18) Javis S., M., 1985.

(19) García Jiménez, S., 1984.

MZ