1100
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Mayas.
[ ]  [ ]  [
Las demandas de atención
]  [ ]
Las demandas de atención

Las entrevistas realizadas entre los terapeutas mayas revelan que las causas de morbilidad de los habitantes de esas áreas son numerosas y comprenden 136 motivos de demanda de atención, dé los cuales los inherentes al aparato gastrointestinal ocupan el primer lugar en orden de frecuencia. De ellas, la diarrea constituye la primera causa de morbilidad de la población. Otras enfermedades relacionadas con esta afección son: diarrea con vómito, diarrea verde, diarrea intestinal, diarrea de noche y disentería o deposición con sangre; las siguen en orden de importancia el vómito, el vómito con sangre, los cólicos, el dolor de barriga, la bilis, el mal de hígado, la gastritis, las parasitosis —especialmente la provocada por lombrices—, los pujos, las agruras y la colitis.

El siguiente conjunto de causas de demanda de atención de la población de la península lo constituyen los síndromes de filiación cultural, entre los que destacan el mal de ojo, la segunda causa de morbilidad en las comunidades. Ciertas formas de la dolencia, como el "ojo de borracho", son particularmente temidas por la población debido a la intensidad de los síntomas y a la rapidez con que se instala el cuadro mórbido. El cirro o tip’te, que es otro de los padecimientos relativos a este grupo, de alguna manera tiene su correlato en el "latido" de otras medicinas indígenas. Enseguida encontramos al gran complejo de los "aires" como agentes causales de enfermedad: el mal viento, el mal de aire, los "remolinos", el "aire de las 12 del día" y la "diarrea de viento y de agua" son algunas de las dolencias que tienen su origen en esta suerte de entidad maligna, sin considerar que muchas otras enfermedades —como el dolor de cabeza y los reumas—, comunes en la población maya, también están vinculadas a estos aires. Otro grupo de síndromes reciben el nombre genérico de "pasmo"; podemos encontrar aquí un conjunto de dolencias como la pasmada de barriga, el pasmo de cirro, el pasmo de la sangre, el pasmo del niño, el pasmo de regla, el pasmo de catarro y el pasmo de lombrices. Otros síndromes de filiación cultural mencionados por los informantes son: hechizo, susto o espanto, empacho, caída de mollera, chup y’olal dzibolal o ku ben ba’, ku’u ben ba, pul baj, tzibola’ "llanto nocturno", mal de sueño por embarazo, corrimiento ik’, "sal" y mal de sentimiento.

Los rituales tradicionales son otra de las causas de demanda de atención de los habitantes de las áreas mayas, los cuales son ejecutados generalmente por los h ’menoob del grupo. Estas ceremonias son necesarias en diferentes momentos de la vida social, individual y colectiva de sus integrantes, y han contribuido al mantenimiento de su cultura. Destacan entre ellas los kex —ceremonias que tienen múltiples funciones—, las santiguadas, la ceremonia para la lluvia, la" ceremonia para el pueblo", la" ceremonia para evitar que los animales del corral enfermen", la "ceremonia de los señores", las "ceremonias para evitar la enfermedad de la tierra", para obtener paz y tranquilidad en la comunidad, para echar las víboras, para pedir buena cacería, para agradecer al dueño del monte y para bendecir al pueblo. Estos son, tal vez, los rituales más frecuentemente solicitados por los habitantes de las zonas mayas.

Las enfermedades del aparato renal-urinario —mal de orina, "ardor de orina", "orina a cada rato" y el mal de piedra— constituyen una causa frecuente de deterioro de la salud entre la población de la península, especialmente el último padecimiento, el cual tiene su origen en la formación de cálculos. Esta situación guarda relación con la composición de las aguas —extremadamente duras— a disposición de los habitantes, aunada al clima caluroso de esa región del país, lo que obliga a la ingestión de volúmenes cuantiosos de dicho elemento.

Como en otros grupos indígenas de México, entre los mayas peninsulares las causas de demanda de atención relacionadas con problemas dermatológicos ocupan un lugar relevante, según se puede deducir de la información brindada por los terapeutas. La sarna fue la afección mencionada con más frecuencia, seguida de los granos, el salpullido, la "mancha blanca", el sabayón, la infección de la piel, las ronchas, la comezón en el cuerpo, las erupciones en la piel, la mancha roja, los hongos rojos, la escabiasis, la Úrsula y la dermatitis.

La atención al embarazo y el parto, así como los distintos problemas de carácter ginecoobstétrico, es otra de las causas de demanda que comúnmente atienden los terapeutas de las comunidades mayas. Este tipo de demanda es numeroso y variado, siendo la atención al parto el servicio más solicitado. Lo siguen, en orden de importancia, los problemas de esterilidad, amenaza de aborto y aborto, reconocimiento y atención del embarazo, flujos vaginales, diferentes trastornos menstruales (pasmo menstrual, falta de menstruación, retraso de la menstruación, menstruación irregular y dolor cuando baja la regla), flujo vaginal, sobar a la embarazada y poner en buena posición al bebé inflamación de la matriz y matriz de fuera, dolor de ovarios, cuando no nace la placenta", mareo del parto hemorragia del parto, sobreparto, posparto y ausencia de leche materna.

Son también numerosas las dolencias que se manifiestan en el sistema musculoesquelético. Las más comunes son: reumatismo, dolor de huesos, fracturas de huesos, dolor muscular, manos desconcertadas, "incordios", espalda torcida, huesos desconcertados, torceduras, dislocación de huesos, artritis, neuritis y gota.

Las causas de demanda de atención relativas al aparato respiratorio mencionadas fueron: asma, bronquitis, tos catarro, pasmo de catarro, anginas, tuberculosis, pulmonía, sinusitis, acecido y gripa.

Se encontraron además una serie de causas de demanda de atención que podemos clasificar como inespecíficas; ellas son, en orden de frecuencia: dolor de cabeza, dolor, dolor de muela, dolor de oído, dolor de cuerpo, dolor de pies, dolor de corazón, dolor de hombros, dolor de cerebro, dolor de cuello, dolor de brazos, dolor de rodillas, dolor de seno, calentura, fiebre reumática, fiebre tifoidea, calentura de nube amarilla, mordedura de víbora, tumores, hemorragia, carnosidad, fluxión, "mal de pinto", hinchazón, hinchazón de! cuerpo, hinchazón de pecho, hinchazón de pies, hinchazón roja y blanca, heridas, herida infectada, manos llagadas, dificultad para caminar, conjuntivitis, lagrimeo de ojos, nube en los ojos, vista opaca, dolor de ojos, cirrosis, flojera, "legajes", "amarradas", "sobar", sangrías, desmayo, "privado", amarillo de la piel, falta de apetito, tétanos del recién nacido, fatiga, fogazón en la boca, sudor de noche, golpe, "dengue", neurosis, alcoholismo, curaciones, apendicitis, anemia, sangre en el tuch (ombligo) y llagas.

Con respecto a las causas de mortalidad consignadas por los informantes, se detectó que las debidas a complicaciones de afecciones gastrointestinales ocupan el lugar más destacado. La diarrea, especialmente la que cursa con vómitos, fue la afección mencionada más veces. Le siguen la disentería, la disentería con calentura, el vómito, el vómito con sangre, el vómito con calentura, los cólicos, el dolor de cólico con vómito y sangre, la intoxicación, las lombrices en el estómago, el derrame de bilis, la gastroenteritis, el dolor de barriga, la fiebre tifoidea y el dolor de vejiga y de barriga. Los padecimientos relativos al aparato respiratorio ocupan también un lugar relevante en la mortalidad de la población; aquí encontramos: pulmonía, asma, bronquitis aguda, tos ferina, tos con sangre, neumonía, tos, pasmo de catarro, catarro con calentura, acecido, acecido con sangre, pulmonía con sangre y tuberculosis. Numerosas fueron las causas de mortalidad debidas a complicaciones relativas al periodo pre y posparto: mal parto, aborto, "placenta trabada", "se mueren adentro del vientre", "cuando se pasa la hora del niño", mala posición del niño, cuando no nace la placenta, retraso del parto e infertilidad.

Los síndromes de filiación cultural también pueden constituir causa de muerte: mal de ojo, "ojo de borracho", hechizo, mal viento, susto, caída de mollera, pasmo, cirro ladeado, pasmo del cirro, "pájaro de noche", "viento del pájaro malo", "cuando pasa el ratón bajo la hamaca" y "remolino".

Numerosas fueron también las causas de mortalidad que no se relacionaron con ninguno de los grupos precedentes: cáncer, tétanos, viruela, pelagra en niños, Úrsula, calentura, fiebre seca, diabetes, vejez, mordedura de víbora, cirrosis, dolor de corazón, mal de orín, "arde al orinar", orina con sangre, riñón con arena, sarampión, nervios, paludismo, anemia, presión alta, presión baja, dolor de cabeza, congestión cerebral, debilidad, accidentes, reuma, artritis, dolor de cuerpo, "mortinato", ataques, infección de la boca, hinchazón, hidropesía, hipo, dolor de cuerpo y dolor de ovarios.

Enseguida se describen algunas de las causas de demanda de atención más importantes de la medicina tradicional maya.