1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Tepehuanes del Sur (O’dam).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Tonye. Calentura

La calentura, o yanatonye, como se le designa popularmente, es un padecimiento que se produce por enfriamientos bruscos, como cuando las personas se "bañan con agua fría y hay vientos fríos", refieren los terapeutas; muchas veces, la calentura es también uno de los síntomas de padecimientos como los sustos y las infecciones. El sujeto afectado por calentura presenta los ojos enrojecidos y el cuerpo caliente; frecuentemente, también tiene escalofríos y dolor de cabeza, todas manifestaciones que permiten al curandero reconocer la enfermedad con facilidad.

Los tratamientos recomendados para curar la afección tienen el propósito de quitar el exceso de calor mediante la aplicación, en toda la piel, de preparados de calidad "fría", acompañados de la ingestión de tés medicinales destinados a propiciar la sudoración. Así, en una de las terapias consignadas, se aconseja preparar una mezcla de unto de marrano, limón, "masa" y cal, y aplicarla enseguida en todo el cuerpo del enfermo; por último, se debe cubrir con una cobija al paciente para que sude. El té se elabora con el tallo, las hojas y la flor de la verbena, estrujados en agua "a modo que suelten su savia", y se administra, en ayunas, en dosis única (V. bachichil, tianguis, hierba del golpe, hierba del viento, hierba de san juan y aceitilla) Para evitar una recaída, una vez terminado el tratamiento, se recomienda al enfermo guardar dieta por cinco días y bañarse sólo después de que hayan pasado once; para combatir el dolor de cabeza, se le aconseja lavarla con agua de verbena.

Si el paciente no se atiende, la calentura puede llegar a complicarse con "escalofríos fuertes; además, se ponen negros", refieren los terapeutas. En estas condiciones, los tratamientos tienen pocas probabilidades de éxito. A manera de prevención, se aconseja no exponerse al frío y "cuidarse a que le pegue el viento". Este padecimiento afecta principalmente a la población infantil y a los ancianos.