Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
Diccionario Enciclopédico de la Medicina Tradicional Mexicana
Gastritis

Lengua Indígena: Mixe yo’t toye’eke (1). Purépecha p’amerutakua (2).

Padecimiento que popularmente se reconoce por una sensación de acidez, ardor y dolor intenso en la "boca del estómago".

Se estima popularmente que, cuando alguien no come, "sus intestinos comienzan a comerse la capa de la parte interior del estómago y es cuando empiezan los malestares" (2), de ahí que se considere como factor causal de la gastritis la falta o insuficiencia de alimentación, o el hecho de pasar mucho tiempo sin ingerir alimento -"se les traspasa la hora de comer" o "no comen a sus horas"- (2 y 3). Cuando esto último ocurre, a las personas se les quitan las ganas de comer y "se empieza a remover esta enfermedad"; por otro lado, la manera de preparar los alimentos o su calidad irritante son las otras causas reconocidas a nivel popular (2 y 3). En algunos lugares se desconoce el origen de esta enfermedad (4).

Padrón señala que la gastritis más frecuente es la ocasionada por el consumo de alcohol -comúnmente denominado cruda o goma-, aunque estos términos abarcan un cuadro más amplio de síntomas (5 y 6). Además del ardor y del dolor "insoportable" en la "boca del estómago" (2 a 4), son indicativos de la gastritis la presencia de náusea, la palidez, la pérdida de peso y la debilidad (2).

En Caltzonzin, Michoacán, la enfermedad se considera grave y peligrosa, y se señala que se presenta con gran frecuencia a diferentes edades (2).

Dentro de la terapéutica popular, en el Distrito Federal recomiendan ingerir nopales crudos (Opuntia ficus-indica) con limón (Citrus sp.) durante tres días (3); los mixes de Oaxaca toman el cocimiento de la corteza del encino prieto (Quercus sp.), en ayunas por ocho días, acompañado de una dieta sin irritantes ni bebidas embriagantes (1).

Con el término gastritis se designa a una enfermedad del aparato digestivo que produce inflamación del estómago; es probable que la medicina tradicional lo haya adoptado gradualmente, en su contacto con la medicina académica, pues coinciden los cuadros clínicos, y, en algunos casos, la etiología.

Werner señala que este mal puede confundirse con el dolor en otros órganos, en particular el corazón, dado que en la gastritis hay un malestar en el epigastrio, la boca del estómago o en medio del pecho, semejante al dolor cardiaco (7); esto último se complementa con el dolor de corazón, reportado en la sierra de Puebla, pues, según la fuente consultada, corresponde al dolor epigástrico asociado a la gastritis y la úlcera gástrica (8).

En el resto del país es factible que sea reportada como dolor de estómago o dolor profundo, asociados con la úlcera péptica, y estrechamente relacionados con la gastritis, puesto que ésta puede ser precursora de una úlcera gástrica (9).

Índice de Autores

(1) Albino, P. J. et al., 1985.

(2) Rangel, R., 1982.

(3) Ruiz Salazar, C. L., 1989.

(4) Palacios de Westendarp, P., 1986.

(5) Padrón Puyou, F., 1956.

(6) Secretaría de Economía, 1956.

(7) Werner, D., 1976.

(8) Herrero Ricaño, R. et al., 1989.

(9) Rebolledo, M., 1965.

IL