Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
Atlas de las Plantas de la Medicina Tradicional Mexicana
Cáscara de tomate
Physalis pubescens L. — Solanaceae


Sinonimia botánica.

Physalis villosa Miller.

Sinonimia popular.

Tomate, tomate de hoja; Estado de México: costomate.

Botánica y ecología.

Planta que tiene pelitos muy finos. Las hojas tienen forma ovada y están onduladas en los bordes. Las flores son amarillas y los frutos son redondeados y verdosos.

Originaria de América boreal, México. Habita en clima templado entre los 2500 y los 2700msnm. Asociada a bosques de encino, de pino y mixto de pino-encino.

Etnobotánica y antropología.

Son varios los usos medicinales que se le dan a esta planta, entre los que destacan sus aplicaciones contra la bilis y la recaída de señoras; en este último caso se emplea una infusión de las ramas de esta especie con las de lirio y las de hierba del ángel (spp. n/r). Contra la calentura se utilizan varios tomates asados y machacados que se colocan y amarran en la planta de los pies, o bien se mezclan tomates con manteca de cerdo sobre una hoja de elote (Zea mays) y se unta en el cuerpo. De la misma forma se le emplea también sobre las heridas.

Se menciona que puede ser útil en enfermedades respiratorias como la tos o k’ujchakua, (amígdalas inflamadas por ingerir bebidas frías después de haber permanecido mucho tiempo expuesto a los rayos del sol, anginas). El remedio consiste en asar el fruto y acompañado con cenizas se aplica en los pies a manera de plantillas.

Historia.

El Códice Florentino en el siglo XVI la reporta para las nubes de los ojos, romadizo de niños recién nacidos, postemas de las narices, dolor de estómago y estancar cámaras (diarrea). En el mismo siglo, Francisco Hernández relata que son muy eficaces contra los fuegos de San Antón, fístulas lagrimales, dolores de cabeza, alivian los ardores de estómago, resuelven las paperas. Es bueno contra las inflamaciones de la garganta, cura las úlceras reptantes, para la irritación de los niños que llaman siriasis, contra los flujos agudos, alivia el dolor de oídos, detiene los flujos menstruales excesivos. Cura el empacho, quita la flatulencia, provoca la orina, alivia el asma, quita el dolor de vientre, detiene los flujos que provienen de causa cálida, aplicada a los pechos seca la leche.

Vicente Cervantes, a finales del siglo XVIII señala: las bayas son purgantes y algo narcóticas.

Química.

En la planta completa se han detectado los esteroles fisalín E, su acetato, fisapubecín, pubescenol, pubescenólido y beta-sitosterol. En la hoja, fisapubenólido y pubescenín; en la raíz fisapubescín.

Farmacología.

Se ha demostrado que el extracto metalónico extraído de las hojas ejerce un efecto hipotensor en conejo, por vía intravenosa, a la dosis 5 mg/kg. La decocción del fruto presenta un efecto diurético en rata, por vía nasogástrica a la dosis de 1 g/kg. Los extractos metanólicos de las hojas, tallos y raíz presentaron un efecto estimulante en útero de cuyo, y los extractos de tallos y raíces ejercieron un efecto estimulante de músculo liso cuando se probaron sobre íleon de cuyo.

Toxicidad.

Estudios de toxicidad aguda en ratones demostraron que los extractos metanólicos en la raíz y el tallo a la dosis de 1g/kg, por vía intraperitonial, no presentaron ningún efecto tóxico.

Comentarios.

La acción diurética del Physalis pubescens descrita en el siglo XVI ha sido demostrada experimentalmente. Y su aplicación actual en afecciones respiratorias, también fue registrada desde esa época.

Herbarios.

EBUM, ENCB, IMSSM, IZTA, MEXU.

Literatura.

Botánica. Chino S. y Jacques P. 1986; Esquivel E. 1989; Ghislaine D. 1979 Prado X. 1988.

Ecología. Esquivel E. 1989; Prado X. 1988.

Etnobotánica. Chino S. y Jacques P. 1986; Esquivel E. 1989; Ghislaine M. 1979; Gutiérrez M. A. 1989; Prado X. 1988.

Historia. Cervantes V. 1790,1889; Estrada E. 1989 (Códice Florentino. 1548-1582); Hernández F. 1959 (1571-1576)

Química. Sahai M. 1985; Glotter E. y cols. 1985; Row L. R. y cols. 1984; Reddy K. S. y cols. 1985; Kirson 1. y cols. 1980, 1980.

Farmacología. Cáceres A. 1987; Chaynon M. 1984.

Toxicidad. Chaynon M. 1984.