Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
Atlas de las Plantas de la Medicina Tradicional Mexicana
Lengua de vaca
Rumex crispus L. — Polygonaceae


La imagen fué proporcionada por:
Pedro Tenorio Lezama
CONABIO
Sinonimia popular.

Lengua de perro, lengua de vaca cimarrón, vinagreras; Michoacán: ketámba va’kasiri (purhépecha); Oaxaca: ldudze mbecu; Puebla: mamaxcla.

Botánica y ecología.

Planta de 50cm a un metro de altura. Las hojas forman densas agrupaciones en la parte baja de la planta, son alargadas y semejan una lengua, las hojas de arriba están reducidas. Las flores son de color rosa o verdes y se encuentran en racimos. Los frutos son cafés y lustrosos.

Originaria de Europa y Asia boreal. Presente en clima templado entre los 1950 y los 2500msnm. Planta cultivada, crece en lugares húmedos, a orilla de riachuelos, asociada a bosques de encino y de pino.

Etnobotánica y antropología.

Esta especie se utiliza particularmente para atender trastornos digestivos como bilis, dolor de estómago o matsarani (Michoacán); afecciones del hígado (Estado de México); calor e infecciones del estómago (Puebla); empacho, diarrea e inflamación del bazo (Oaxaca).

También puede utilizarse contra la calentura, para sanar riñones y heridas. En Oaxaca, se emplea la hoja, en cataplasmas, para algunos tratamientos que requieren aplicación local.

Química.

Los estudios químicos realizados sobre R. crispus, indican la presencia de componentes quinoideos en toda la planta; ácido crisofánico, emodín y fisción se han detectado en todos los órganos de la planta, así como l-8-dihidroxi-3-metil-3-antrona y reocrisín en la raíz.

Farmacología.

Extractos etanólico y acuoso, este último acidulado, de las raíces de la planta, mostraron actividad antitumoral al ser evaluados en ratones de ambos sexos por la vía subcutánea frente a tumores del tipo Sarcoma 37.

Un extracto preparado con las raíces también evidenció una actividad estimulante de la motilidad intestinal cuando fue administrado a ratas por la vía intragástrica, a la dosis de 2ml/kg.

En un ensayo con extractos de raíces administrados a ratas por la vía intragástrica, a la dosis de 2ml/kg, se observó una actividad estimuladora de la liberación de histaminas.

Las raíces, evaluadas con un extracto etanólico, también mostraron actividad molusquicida sobre Biomphalaria glabrata.

Varios tipos de extractos (acuoso y salino), preparados con hojas, semillas y tallos, mostraron una fuerte actividad hemaglutinadora evaluados in vitro. De la misma forma, el extracto salino preparado con tallos de la planta, presentó una fuerte actividad leucoaglutinadora.

Otras actividades evaluadas, que dieron resultados negativos fueron la antiviral, la antibacteriana y la antifúngica, la mitogénica, las de antifertilidad y antimalaria.

Toxicidad.

Se ha reportado envenenamiento de ovejas y carneros que ingirieron partes aéreas de esta planta; se le atribuyó a la presencia de oxalatos.

Sobredosis del extracto de la raíz causa diarrea, náuseas y poliuria. Se ha observado la muerte de animales por ingestión de la planta, debido a envenenamiento por nitrato y/o oxalato.

Comentarios.

Aunque se han realizado estudios farmacológicos que demuestran algunas acciones biológicas de Rumex crispus, estas no tienen relación con los usos populares.

Herbarios.

OIDIRM, EBUM, ENCB, FCME, IMSSM, IZTA, MEXU.

Literatura.

Botánica. Cervantes L. 1979; Chino S. y Jacques P. 1986; Esquive! E. 1989; Flores R. 1987; Gutiérrez M. A, 1985; Pérez R. y cols. 1983; Ruíz t C. 1989; Torres B. 1978.

Ecología. Ejemplares consultados; Index, Kewensis; MatudaE.; Reeves T.; Ton A.S. (MEXU).

Etnobotánica. Cervantes L. 1979; Chino S. y Jacques P. 1986; Esquivel E. 1989; Flores R. 1987; Gutiérrez M. A. 1985; Pérez R. y cols. 1983; Pérez R. 1987; Ruíz L, C. 1989.

Química. Desiqueira N. C. S. 1977; Khar; A. A. 1963; Midino J. 0.1985.

Farmacología. Barnes C. y cols. 1975; Belkin M. y Fitzgerald D. 1952; Dornberger K. y Hich H. 1982; Downing 3 H. y cok. 1968; Kanzik i. y cols. 1988; Malanga C. y Seeler A. 1947, Méndez N. y cols. 1984; Mitscher L. y cols. 1972; Sayed M. D. 1974; Suganda A. y cols. 1983.

Toxicidad. Aguilar y Zolla 1982; Duke J. 1991; Panciera R. y cols. 1990.