Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Chinantecos (Tsa ju jmi’).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Io dsa ka’jo kala li jo’dsa. Esterilidad

La esterilidad es una causa de demanda de atención de las mujeres en edad reproductiva del grupo chinanteco, quienes la designan popularmente con la expresión io dsa ka’jo ka la li jo ’dsa, nombre que los terapeutas traducen como "mujeres que no pueden tener hijos" (V. esterilidad femenina). Es una afección de calidad fría atendida principalmente por parteras y curanderos, los cuales refieren que, generalmente, las mujeres que suelen solicitar su ayuda médica llevan algún tiempo de vida sexual activa sin lograr quedar embarazadas. Cuando llega a consultar al especialista, la enferma está "muy triste por la falta de hijos" y por las continuas peleas con el esposo provocadas por esa causa, afirman las parteras.

Según los médicos tradicionales chinantecos, esta afección se produce en las mujeres que "tienen la matriz fría" (V. frialdad y frío-calor), o bien, puede surgir después de un susto. El padecimiento se agrava si la enferma acostumbra comer alimentos de calidad fría. La esterilidad se diagnostica mediante interrogatorio.

Los terapeutas tratan esta enfermedad comenzando con una terapia para el susto, por considerar que esta última afección podría estar contribuyendo a agravar la esterilidad. Así, una partera refiere: "primero las curo de susto con una barrida con nuevo, y las soplo". Sólo después de haber ejecutado esta práctica, da inicio a la curación de la falta de hijos. La enferma debe hacer una promesa a la virgen, si desea tener un niño, y a Jesucristo, si desea una niña. Después, ella y la terapeuta encienden una veladora al santo en el altar de la vivienda. Tres días antes del inicio de la menstruación de la paciente, la terapeuta va en busca de las plantas medicinales indicadas, entre ellas el camote de huiy mugh; las muele en el metate y prepara unas "bolitas" que coloca en hojas de plátano para que se conserven. A partir del primer día del inicio de la regla, la paciente debe tomar una bolita mezclada con agua, "una vez al día hasta el otro mes", después de lo cual, "ya no baja"; si llega a presentarse algún sangrado, aunque sea ligero, la mujer debe continuar tomando la medicina. Los terapeutas refieren que este tratamiento es muy seguro y que "al poco tiempo ya viene la enferma con el marido, (los dos muy) contentos...". Mientras está en tratamiento, la paciente debe evitar salir fuera de casa "cuando caen rayos, o si sale debe ponerse un listón de color rojo cerca de la piel", recomiendan las terapeutas.

Una vez que la enferma queda embarazada debe tener ciertos cuidados. Las parteras recomiendan no comer alimentos de calidad fría, tales como sandía, limón, piña y toronja, ni cargar cosas pesadas; además, sólo se debe bañar cada segundo día, y después del baño debe darse masajes en el vientre con aceite de almendras.