1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Chinantecos (Tsa ju jmi’).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Cavi sue chia. Mal de orín

La expresión mal de orín (cavi sue chia, en lengua chinanteca) comprende un conjunto de padecimientos del aparato renal-urinario, conocidos, además, con otros nombres como: "no puede orinar" y "se le hincha el huevo"; esta última expresión alude a la enfermedad renal avanzada en los hombres, que según los terapeutas resultan ser los más afectados por este tipo de padecimientos.

El mal de orín se origina por varias causas, como por "cargar mucho, o porque se golpean"; a veces los hombres contraen la enfermedad "porque algunas mujeres no son limpias", aseguran los curanderos (V. purgación). El enfermo afectado no puede orinar y, cuando lo hace, siente ardor, dolor y orina con sangre; tiene dolor de cintura, "su parte [los testículos] se le hincha y ya no puede caminar ni sentarse" (V. huevos caídos). Si no se atiende a tiempo "se le hincha todo el cuerpo", deja de comer, y puede morir. Los curanderos determinan la naturaleza del mal durante la entrevista con el paciente: "como yo también soy hombre, me avisan qué les pasa en su parte, porque a veces por vergüenza no dicen nada... como saben que es malo...". Muchos terapeutas también hacen una revisión de los órganos sexuales del enfermo, para constatar la inflamación.

El tratamiento empleado para curar estas dolencias consiste en la administración oral de un preparado de especies medicinales, y lavados de las zonas inflamadas con la misma preparación. Las plantas utilizadas son las siguientes: caña agria, flor de piedra y barbas de elote (maíz); con ellas se elabora un cocimiento que el paciente debe tomar como agua de tiempo. Asimismo, los baños de asiento se deben hacer dos veces al día, al término de los cuales se aconseja "calentarse la vejiga con trapos calientes". Con esta terapia se espera "limpiar los riñones por dentro". Mientras no sane, el paciente debe observar abstinencia sexual, así como evitar beber alcohol, porque de lo contrario el tratamiento deja de surtir efecto.