1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Coras (Nayeri).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Guaripumacui. Reumas

Las reumas, o guaripumacui en lengua cora, son un padecimiento que atienden principalmente los curanderos-hierberos y, con menor frecuencia, el huesero y el curandero "mágico-religioso".

La causa de esta afección se remite generalmente a un enfriamiento que afecta a las coyunturas y músculos del cuerpo, lo cual puede suceder, por ejemplo, al mojarse con agua fría después de una curación de fractura, o bien al atravesar un río o arroyo después de una larga caminata.

El síntoma principal que lleva a los terapeutas a establecer el diagnóstico de este padecimiento, es un dolor intenso en alguna región del cuerpo, generalmente en articulaciones de brazos y piernas, que puede llegar, incluso, a dificultar su movilidad.

Los tratamientos consignados por los terapeutas tradicionales coras son complementarios y consisten en la ejecución de limpias, administración de infusiones herbolarias, aplicación de unciones y masajes.

Las limpias corren a cargo del curandero "mágico-religioso", quien pasa su plumero ritual o muvieris —confeccionado con plumas de águila real— por el cuerpo del doliente, especialmente en la región afectada; luego, prende su pipa, para con el humo del tabaco "emborrachar la enfermedad" y así, con su muvieri, poder sacarla del cuerpo del enfermo.

Las unciones son recomendadas por los curanderos-hierberos, quienes preparan un macerado alcohólico con hojas de toloache, el cual debe aplicarse en la parte dolorida, cuantas veces sea necesario, hasta que desaparezca el malestar. Durante el tratamiento, se debe cubrir la región afectada y evitar la exposición al sol o al frío.

Las infusiones herbolarias son también consignadas por estos especialistas. Entre ellas se describe la siguiente: en dos litros de agua se hierven tres astillas (de 10 a 15 cm de largo) de cuamecate de tres costillas, hasta que el líquido se tiñe como si fuera un té de canela; esta cocción debe tomarse como agua de tiempo.

Los tratamientos anteriores suelen acompañarse de masajes con pomadas de calidad caliente. Entre los elementos reconocidos con esta cualidad, y que forman parte de estas pomadas, se encuentran: árnica, hojas de fresno, ocote, chuchupate, cocolmeca, sanmarcos y palo mulato.

Los terapeutas señalan a los reumáticos la necesidad de atenderse oportunamente, pues de lo contrario pueden presentarse ciertas complicaciones: "se les van encarrujando (deformando) los pies o manos". Si la deformación se manifiesta en los miembros inferiores, el enfermo presenta problemas para caminar, por lo que necesita auxiliarse de un bastón.