1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Coras (Nayeri).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Nenegueri o soltura. Shuie puchuita o disentería. Tubagré, jachuizii, vualgre o diarrea

Los términos diarrea, "soltura" y disentería, designan a una afección gastrointestinal cuyo tratamiento compete a los hierberos, las parteras y los curanderos.

Las causas de la enfermedad pueden ser de varios tipos; el primero de ellos se relaciona con el calor de la región, bastante extremoso; el segundo se vincula a ciertos alimentos y medicinas que, según los terapeutas, el estómago no puede asimilar bien. La diarrea también puede ser un síntoma de otros padecimientos, tales como el empacho en los niños, o la calentura en la población adulta.

El síntoma más importante que caracteriza al padecimiento son las evacuaciones continuas del enfermo. Si es un niño el afectado por la diarrea, "se pone desganado", y deja de comer y de jugar.

Según la especialidad del terapeuta, el padecimiento se diagnostica de dos maneras: la primera forma de diagnóstico es la efectuada por los médicos tradicionales coras mestizos, entre los que encontramos a las parteras y los hierberos, quienes reconocen el padecimiento por el cuadro clínico que presenta el enfermo, así como por interrogatorio al paciente, mediante el cual pueden saber la causa de la afección.

El segundo tipo de especialistas, los curanderos "mágico-religiosos", aplican una limpia al enfermo con un poco de mirra (incienso de autogari), hierbas de romero, albahaca (Ocimum basilicum), albacón, limón (Citrus aurantifolia), paraíso (Melia azedarach), obelisco rojo y un huevo. Después de ejecutar la limpia, parten el huevo en un vaso con agua, y "ahí se ve de qué enfermedad se trata y si el enfermo se va a curar".

De la misma manera, los tratamientos destinados a curar el padecimiento difieren según la especialidad de los terapeutas: el partero recomienda administrar al enfermo, cuando tiene "abundante diarrea", un té preparado con cáscara de guayaba (Psidium guajava) y hojas de gualamo (Vitex mollis). El medicamento debe ser tomado en forma oral.

El hierbero "espiritualista", por su parte, administra al enfermo de diarrea un té preparado con cáscara de gualamo y de capulín (Vitex pyramidata) en medio litro de agua. Si el afectado es un niño, se le da el medicamento en dos tomas. Si es un adulto se le dice que se siente dentro de una tina con agua fría, durante media hora, para controlar el exceso de calor que produce el mal, y se le administra la misma dosis de té. Pasada la media hora, se acuesta al enfermo y se le coloca un emplasto de barro, el cual se seca después de hora y media; entonces se coloca otro emplasto fresco, y se le vuelve a dar otro tanto del mismo té (V. Senna obtusifolia, Boerhavia viscosa, Guazuma ulmifolia, Cyrtocarpa procera, Melochia tomentosa, Waltheria indica, Chamaesyce umbellulata, Leonotis nepetifolia, Zinnia peruviana, Boerhavia torreyana, Elytraria squamosa, Hyptis suaveolens, Pithecellobium dulce, Melampodium perfoliatum).

A diferencia de estos médicos tradicionales, el curandero "mágico-religioso" cura la diarrea con humo de tabaco. Se sabe, por algunos autores que han hecho investigaciones de esta etnia, que el tabaco es un elemento sagrado que "limpia el medio ambiente, envuelve las enfermedades y las manda a Virikuta" (lugar de residencia de los patrones, quienes por enojo mandan afecciones como castigo a una persona que cometió una falta). El terapeuta, entre rezos y cantos, pide el perdón del enfermo por su falta, enciende su pipa con tabaco de macuchi, y lo asperja por todo el cuerpo del enfermo.

Para que el tratamiento surta efecto, es necesario que el enfermo evite comer alimentos irritantes para el estómago, como chile, grasas o carne de puerco. Durante su recuperación, debe comer sólo frutas que ayuden a restablecer la flora estomacal.

La diarrea es un padecimiento peligroso que se complica después de tres días, si el paciente no recibe la atención necesaria: al enfermo se le "voltea la tripita" (recto), se le sale, y aunque le administren medicamentos de la clínica, no ceden las evacuaciones, se deshidrata, y en poco tiempo muere, debido a que pierde fuerzas y se agota.

La diarrea-soltura es un padecimiento que, en la medicina tradicional cora, constituye una de las causas de demanda de atención de mayor frecuencia y atención inmediata en la población infantil y adulta; es, asimismo, una de las principales causas de mortalidad de la etnia.