1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Guarijíos.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Witajpiwari" o witaí seri. Diarrea

Al igual que en otros grupos indígenas del país, entre los guarijíos la diarrea es una enfermedad muy frecuente, que afecta preferentemente a la población infantil de las comunidades. Es una afección gastrointestinal que se presenta sobre todo en tiempo de calor. En la lengua autóctona se le designa con la expresión de witaí seri.

Los informantes señalan que las causas principales que originan la enfermedad son: "por calor", asociación establecida con la temporada veraniega, época en la que el número de casos de diarrea aumenta; por la ingestión de agua contaminada, esto es, la que llega sucia en tiempo de lluvias o "cuando los trabajadores de la CNEP rocían insecticidas que caen en los pocitos de agua"; finalmente, por contagio, ya que "viene de otros lugares, con el viento".

Los terapeutas guarijíos hacen una clasificación de la diarrea tomando en consideración el color de las evacuaciones; así, existen la "diarrea roja" o "pujo colorado", caracterizada por la presencia de sangre en las heces fecales, y la "diarrea blanca", "aguada" o "pujo blanco", identificada por evacuaciones que asemejan "pura agua". A veces hacen referencia a la "diarrea de niños", clasificación útil sólo para ciertos tratamientos. Además de la presencia de sangre en las deposiciones, la diarrea roja "siempre va con calentura, a veces fuerte porque es caliente; por eso sale sangre, ya que se cuece la tripa". Ambas formas del padecimiento tienen síntomas comunes: el sujeto afectado presenta los ojos hundidos, la boca reseca, tiene vómito, debilidad, "pujo" o tenesmo, y enflaquece con rapidez.

Los tratamientos duran, por lo general, dos días, considerando que varios preparados consignados "cortan la diarrea" a las pocas "tomas". En ellos son utilizadas diversas plantas medicinales, solas o combinadas, administradas por vía oral en forma de cocimientos; las terapias tienen la finalidad de suprimir la diarrea y, por ende, hacer desaparecer los demás síntomas asociados a ella. Varios de los tratamientos se recomiendan para cualquier tipo de diarrea; en cambio, otros están destinados a tratar alguna de tas formas específicas de la enfermedad. La mayor parte de las decocciones se toman como agua de uso, excepto la de pionía y la de hierba del indio, que se aconsejan tomar en dosis de "una sola taza al día, ya que son muy fuertes".

La diarrea con sangre se trata con diversos cocimientos. En uno de ellos se utilizan un pedacito de madera roja del corazón de palo de Brasil, tres limones partidos a la mitad y un pedacito de corteza de mezquite, hervidos durante algún tiempo en medio litro de agua; se bebe en ayunas, antes de la comida y de la cena. Un segundo preparado se hace cociendo raíz seca de hierba del indio, mientras que en otro se emplean siete frutos de la cactácea llamada siwiri, cocidos con sal y azúcar. Un último cocimiento se prepara con la raíz de blanca, y tierra roja que se saca de abajo de la fogata o de la lumbre; se deja asentar antes de tomarlo. Según los informantes, esta última preparación tiene la virtud de "cortar la diarrea con una sola toma".

La diarrea blanca se cura con otros cocimientos: el de raíz de pionía; el de goma de Sonora, sustancia que se obtiene del árbol llamado kaosam; el de raíz de un estafiate silvestre muy común en el noroeste, recomendado especialmente para la diarrea en niños; el de cáscara de guamúchil; y el de raíz de cordoncillo junto con hierba de la vaca.

Ciertas preparaciones pueden usarse para curar ambos tipos de diarrea. Ellas son: el cocimiento de las cortezas de mauto, guázima y tepeguaje, o el de raíces de vara blanca, pipichagua, limón y flor de manzanilla (V. también, papache). En todos los casos, los informantes refieren que la enfermedad se cura en un máximo de dos o tres días.

Durante el tratamiento, los médicos tradicionales guarijíos recomiendan comer toda clase de alimentos, excepto el frijol, por ser considerado de calidad muy "caliente", idea congruente con el concepto que se tiene acerca de la calidad de la enfermedad.

El paciente que sufre de diarrea requiere ser atendido con prontitud, ya que de lo contrario su estado empeora, "se va secando poco a poco" y puede morir. Los terapeutas señalan que la población que padece las formas más severas de la enfermedad son los niños, aunque también los adultos pueden llegar por esta causa a un estado crítico.