1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Papagos (Tono-Ooh’tam).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Reumas

Las reumas son una causa de demanda de atención que afecta a la mayor parte de la población adulta pápago, si bien no todas las personas que la padecen buscan la ayuda del especialista tradicional para su tratamiento. Los curanderos, que son los terapeutas del grupo que tratan esta clase de afecciones, señalan que "todos tienen un poco de reumas pero no se las atienden".

La enfermedad es de tipo crónico y es causada por reiterados enfriamientos del cuerpo, situación que ocurre especialmente "cuando tienen el cuerpo caliente y se mojan"; este repentino cambio de temperatura hace que "se encojan los nervios (músculos) y de ahí viene el dolor", considerado éste como uno de los signos más importantes de la enfermedad. El malestar, generalmente concentrado en las articulaciones, es lo que el terapeuta constata mediante la revisión que hace al enfermo. Este dolor se intensifica cuando las condiciones atmosféricas son desfavorables: "duele muy fuerte entre los huesitos y las rodillas; cuando se nubla o hace frío el dolor es mayor", afirman los curanderos.

El tratamiento consiste en la aplicación, durante algunos días, de vaporizaciones que se hacen empleando hojas de álamo, hediondilla y la hierba del burro: se deben hervir las plantas en unos cuatro litros de agua y luego, con la olla todavía encima de las brasas, la persona debe colocarse de modo tal que los vapores que despide el recipiente den sobre la articulación dolorida. Al término de cada sesión terapéutica el enfermo debe cubrirse bien para evitar exponerse al aire frío; los vapores tienen la finalidad de "calmar e! dolor y desinflamar la reuma". Simultáneamente, el paciente debe tomar un té preparado con las hojas de la hediondilla y de la hierba del burro, en dosis de una taza en ayunas por la mañana, una al mediodía "lejos de la comida", y otra durante la cena. Según los terapeutas, este té tiene la propiedad de "sacar la reuma de la sangre, limpiar la sangre, estirar los nervios y hacer andar a la persona", pero no debe ser administrado a los que tienen la presión baja "o dolor de bazo", advierten.

Las complicaciones que puede acarrear un reumatismo no tratado por mucho tiempo son graves: a la persona "se le doblega el ánimo, no quiere hacer nada, se le caen las cosas de las manos, se le tuerce la espina dorsal y se le envara (inmoviliza) el cuerpo", comentan los informantes. En estas condiciones, el tratamiento es de más larga duración y no siempre tiene el efecto deseado.

A manera de prevención, los terapeutas pápagos aconsejan evitar las causas que conducen a la aparición de la enfermedad, esto es, rehuir los cambios bruscos de temperatura (V. frío-calor). Las mujeres son las personas más propensas a contraer los reumas, "porque están en la cocina y se mojan y así se le enchuecan las manos"