1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Papagos (Tono-Ooh’tam).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Riñones

Con el término de "riñones", los habitantes de las zonas pápagos reconocen a un padecimiento renal-urinario que afecta frecuentemente a la población adulta de las comunidades, quienes a veces también lo designan con la expresión "deficiencia de los riñones". Es tratado principalmente por curanderos, los cuales afirman que, de no recibir la terapia adecuada cuando aún es tiempo, la enfermedad puede provocar la muerte del paciente.

La causa que desencadena el proceso mórbido es la presencia de cálculos en las vías urinarias, los cuales se forman principalmente como consecuencia del tipo de líquidos que acostumbra ingerir el enfermo; los terapeutas consideran que tomar "agua estancada, con mucho mineral", propicia la formación de "sarro que después se vuelve piedra"; ciertas bebidas fermentadas como el alcohol y la cerveza, así como el café, también contribuyen a la aparición de cálculos renales (V. mal de piedra). Existen además condiciones favorables a la "deficiencia de los riñones", tales como el calor excesivo y la consecuente deshidratación a que se exponen con frecuencia los habitantes de las áreas pápagos, así como el retener la orina, o permanecer sentados por largos periodos de tiempo.

Los síntomas que el enfermo presenta se manifiestan sobre todo al momento de orinar: tiene dificultades con la micción debido a la inflamación de las vías urinarias por el "sarro" allí acumulado; la misma orina, cuando ya la afección ha llegado a una etapa avanzada, aparece mezclada con sangre, su coloración es más intensa y su consistencia más densa. La inflamación puede llegar a producirle agudos dolores de cintura que se irradian hasta la espalda, lo que le dificulta mantener una misma posición por un tiempo prolongado; la hinchazón de los pies y el entumecimiento de las piernas completan el cuadro clínico que presenta el sujeto afectado.

El curandero llega al diagnóstico de la enfermedad de una manera rápida. Luego de interrogar al paciente y de observar la inflamación de los pies, el terapeuta procede a evaluar otros síntomas, como la dificultad que tiene el enfermo para recobrar la posición erecta después de haberse agachado. Finalmente, le revisa, mediante palpación, la región lumbar, maniobra que suele provocar agudos dolores al enfermo.

El tratamiento recomendado por los médicos tradicionales pápagos, consiste en administrar al paciente un té preparado con diferentes plantas medicinales tales como el huevo de venado, el canutillo o popotillo, la raíz de choya, la alfalfa y la barba de elote (maíz). El medicamento debe ser ingerido como agua de uso hasta que los malestares desaparezcan, lo cual ocurre en un periodo que puede variar entre 15 días y un mes. El preparado, que siempre debe ser tomado fresco, tiene la propiedad de "aliviar el dolor y limpiar el riñón y la vejiga, sacar el sarro y calmar el dolor al orinar", es decir, eliminar los cálculos y la inflamación renal y de las vías urinarias que afectan al paciente. Algunos terapeutas complementan la ingestión del preparado, con la aplicación de una cataplasma de barro en la cintura y en la espalda para desinflamar la región en forma más acelerada.

Riñones" es una enfermedad que requiere especial cuidado en su tratamiento, una terapia inadecuada puede derivar en complicaciones muy graves:" el enfermo se puede morir o le tienen que quitar un riñón", afirman los terapeutas. El gravedad del estado del paciente se refleja en un progresivo aumento de los síntomas que lo aquejan; así, el dolor, "la infección de la sangre y de la orina se hacen más agudos, con piquetes que corren a la cadera, y la persona no puede mover la cintura"; en estas condiciones, la recuperación del paciente se hace extremadamente difícil.

A manera de prevención, los curanderos ofrecen una serie de consejos, la mayoría de los cuales son de tipo dietético, tales como tomar mucha agua durante el día, evitar las bebidas como la soda, el café o las que están particularmente calientes, "fermentadas" o que son muy irritantes; de igual manera, recomiendan evitar comer mucha sal, carne de puerco y chile, "atender a la necesidad de orinar" y, en el caso de personas que ya sufren de diabetes, "controlar el azúcar".

Los curanderos consideran que la población adulta es la que tiene más propensión a contraer el padecimiento, especialmente aquellas personas que, por su trabajo, permanecen sentados por largos periodos; al respecto, un informante afirma que atiende "a la mayoría de los traileros", aunque la deficiencia de los riñones puede afectar indistintamente a mujeres y a hombres.