1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Papagos (Tono-Ooh’tam).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Problemas del estómago

Los pápagos designan con la expresión de "problemas de estómago" a una serie de malestares de tipo gastrointestinal. Es casi siempre una causa de demanda de atención de la población adulta pápago, quien con frecuencia se ve afectada por esta clase de problemas. Los curanderos son los terapeutas tradicionales solicitados por los integrantes del grupo, en caso de advertir los síntomas que caracterizan a la enfermedad. La calidad de los alimentos que acostumbran ingerir los habitantes de las comunidades es la causa principal que origina los problemas de estómago. Al respecto, los curanderos ofrecen un listado amplio de productos considerados nocivos, entre los que destacan: sodas, café, chile y alcohol; "malpasarse", o sea no comer a la hora, es otra de las causas mencionadas capaces de provocar la enfermedad.

Los síntomas característicos de esta afección son: ardor y dolor de estómago, agruras, acidez, estreñimiento, "vientre sofocado", mala digestión y flatulencia. El interrogatorio del enfermo, quien confirma los síntomas anteriormente mencionados, seguido de una revisión de la región estomacal, que está inflamada, son las formas mediante las cuales el curandero reconoce el padecimiento.

El tratamiento aplicado está dirigido a desinflamar el estómago y el vientre del enfermo, así como a eliminar los síntomas considerados más molestos. Así, para hacer desaparecer los gases, el paciente debe tomar un té tibio de semillas de anís verde, en dosis de una taza después de cada comida; en caso de que el enfermo sea un infante, el anís debe hervirse junto con leche. El estreñimiento es tratado mediante la ingestión diaria, como agua de uso, de un té de salvado de trigo preparado de la siguiente manera: en un litro de agua hirviendo se agregan dos cucharadas soperas de salvado y se deja hervir por diez minutos. Según los curanderos, con este té se logra que "el estómago y los intestinos estén al corriente". Por último, el paciente debe ingerir un té preparado con menta para que "la comida no caiga de peso al estómago", es decir, para evitar la indigestión, además de eliminar la hinchazón. El medicamento se prepara hirviendo en cuatro tazas de agua, dos cucharadas o unas ramitas de la planta; se deja hervir por cinco minutos; luego se quita del fuego y se tapa. Se administra en dosis de tres tazas diarias, una después de cada comida.

El tratamiento comprende la aplicación de compresas frías para "refrescarle el vientre" al enfermo: se mojan algunas toallas con agua fría y se colocan sobre el abdomen; se recomienda poner en práctica la terapia después de las comidas, o en la noche, de manera que el paciente duerma con ellas. Con este mismo propósito, algunos curanderos recomiendan los "baños genitales", aplicados con toallas mojadas en agua fría o "dejadas al sereno por toda una noche". Por lo general se acostumbra un baño diario, al levantarse, pero si ya el padecimiento ha llegado a una etapa crítica, entonces se aplican dos o tres al día, por cinco o diez minutos, "hasta que la persona sienta un poco de frío". En este caso, los curanderos aconsejan cuidarse de no mojar los genitales "si ya siente mucho frío y si los pies y las manos están también frías".

Los problemas de estómago pueden causar incluso la muerte del enfermo, por peritonitis, úlceras, hemorragia o cáncer, si éste no recibe el tratamiento indicado en forma oportuna. Los consejos brindados por los terapeutas para evitar contraer la afección son principalmente dietéticos; así, recomiendan, por ejemplo, "evitar las comidas condimentadas y las bebidas gaseosas", y respetar el horario de las comidas al cual cada persona está acostumbrada.

Los curanderos pápagos señalan que la enfermedad afecta con tanta frecuencia a la población adulta que "casi toda la gente tiene algún problema del estómago".