Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
Diccionario Enciclopédico de la Medicina Tradicional Mexicana
Espanto de sueño

Lengua Indígena: Tzotzil muktá ch’ulelal (1). Zoque mabajsi na’tse (2).

Susto originado por los accidentes que sufre el alma durante su rutinario vagar en las horas de sueño.

Esta enfermedad tiene su fundamento en la creencia de que el alma, espíritu o sombra abandona el cuerpo durante el sueño, y regresa cuando el individuo despierta. Sin embargo, en su vagabundeo onírico es susceptible de ser atacada y capturada por otras entidades anímicas más poderosas o seres sobrenaturales; o bien, no logra reintegrarse al cuerpo a causa de un despertar repentino.

Entre los zoques de Tapalapa, Chiapas, este mal aparece cuando el alma o kojama se asusta en sueños, ya sea por una "visión maligna" o al ser atacada por una kojama más poderosa, interpretándose las pesadillas como el conjunto de vicisitudes a las que se expone la entidad anímica (2). Sus vecinos de San Bartolomé Rayón lo adjudican a un sueño amedrentador, usualmente provocado por Yach pa’ti, el espíritu de la noche, ser maligno que captura las almas incautas durante las horas nocturnas (3). Los tzotziles de Chenalhó, Chiapas, señalan que el alma de quien duerme puede ser víctima de un engaño por parte de la de un difunto, o por otra más poderosa que la domina y castiga (1). En Cuijla, Guerrero, se cree que cuando un individuo sueña, su sombra viaja a lugares recónditos. Durante estos recorridos, "cuando anda en sus paisadas", se encuentra en peligro de sufrir el ataque de otra sombra enemiga, que puede ser de un vivo o de un muerto, y por tal motivo se ve incapacitada para regresar a su continente; lo mismo puede suceder cuando la persona que está soñando es despertada abruptamente. En cualquiera de los dos casos, el dueño de la sombra se enferma y puede morir, ya que el cuerpo no puede vivir largo tiempo sin su sombra (4).

Para la curación de este tipo de espanto, se solicitan los servicios del especialista en "agarrar la sombra" (V. pérdida del alma y levantar la sombra). Como medida preventiva se aconseja despertar en forma gradual a la persona dormida, para que su entidad anímica tenga el tiempo suficiente de reintegrarse al cuerpo (4 y 5).

Índice de Autores

(1) Guiteras Holmes, C., 1965.

(2) Reyes Gómez, L., 1988.

(3) Thomas, N. D., 1974.

(4) Aguirre Beltrán, G., 1985.

(5) Alcorn, J. B., 1984.

AT