Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
Diccionario Enciclopédico de la Medicina Tradicional Mexicana
Viernes

Día de la semana rebosante de una energía singular que afecta la salud: existe una mayor posibilidad de enfermarse y, aunque parezca contradictorio, también de llevar a cabo rituales terapéuticos exitosos.

Una fuerza cósmica rige el mundo durante el viernes: para los mexiquenses de Tecospa, se trata del calor, cualidad que denota un flujo, independiente de la estación del año, la temperatura o el clima (1) (V. frío-calor). Además, proliferan los espectros patógenos; por ejemplo, en la región otomí, la imagen del Santo Entierro es benéfica; pero en esta jornada, concede favores a los brujos para que realicen sus maleficios (2). Según los mixtecos de San Sebastián, Oaxaca, es una día "fiero", y en él no se debe lavar porque pueden enojarse los espíritus acuáticos y enviar enfermedades: Por su parte, los hechiceros zapoteco que tienen el don de convertirse en animales, realizan sus metamorfosis el viernes en la noche (V. bižá’á y nagual). Conforme a las creencias nahuas de la sierra Norte de Puebla, quien nace en esta jornada, será curandero o brujo (V. sombra).

Quizá por la abundancia de entes dañinos, también es el día adecuado para realizar los ritos curativos en los que se consigue la salud del paciente, a cambio de ofrendar viandas a dichos seres (V. alferecía y limpia). Los mayas afirman que es el momento adecuado para recolectar plantas medicinales (3).

La idea de jornadas fastas y nefastas, existía ya desde épocas prehispánicas. Sin embargo, el aspecto luctuoso del viernes proviene de la tradición cristiana: fue el día en que Jesús murió crucificado (4) (V. calendario y martes).

Índice de Autores

(1) Madsen, W., 1960.

(2) Dow, J., 1986.

(3) Baqueiro López, O., 1983.

(4) López Austin, A., 1990b.

DM