1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Huaves, Huazantecos, Juaves, Mareños o Wabis.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Awun-tomeatsvz. Diarrea

Como en la mayor parte de las comunidades indígenas del país, la diarrea es una de las enfermedades más frecuentes. Conocida popularmente entre los huaves con el término de awun-tomeats, es considerada una dolencia particularmente peligrosa, sobre todo cuando afecta a la población infantil, "a los niños chicos", como dicen los terapeutas, los cuales pueden morir si no reciben oportunamente el tratamiento indicado. Los médicos tradicionales huaves que tratan la diarrea generalmente tienen más de una especialidad: parteras-pulseadoras y parteras-hierberas, así como hierberos-hueseros-pulseadores.

Según los terapeutas, el origen de las diarreas puede ser de varios tipos. La calidad de los alimentos y las condiciones de higiene en las que éstos se preparan, son consideradas las causas más relevantes, en tanto que los sustos, al igual que "los corajes y muinas", representan el segundo grupo de causas mencionado con más frecuencia; por último, "faltar a la hora de la comida", es decir, no comer en los horarios acostumbrados, puede también ser causa de la enfermedad. Así, los informantes aseguran que la diarrea surge por "tomar agua sin hervir, de la llave o del pozo, y comer comida que está mala o mantecosa; también por no lavarse las manos". Se considera que los padres son los responsables de la aparición del padecimiento en los niños "porque no los cuidan, les dan pan y bolillo seco que agarran con las manos sucias, y no los bañan".

Si bien la característica más importante de la enfermedad es el aumento del número de las deposiciones del paciente, otros síntomas que la acompañan permiten al terapeuta establecer el diagnóstico; entre ellos encontramos el dolor de cabeza; además, "la persona no puede caminar porque le duele el estómago, y a cada rato va al baño, hace aguado y de mal olor". Otras manifestaciones, tales como el "pasamiento y los vómitos", aparecen a los pocos días de iniciada la enfermedad, especialmente si el enfermo aún no ha solicitado ayuda médica. Los niños que sufren de diarrea "se ven tristes, con el ojo seco", y lloran y duermen mucho, señalan los informantes.

Generalmente, los terapeutas llegan al diagnóstico del padecimiento después de conversar con el paciente, o de interrogar a la madre del menor afectado, además de observar su aspecto; al niño con diarrea "se le va el ojo para arriba y está triste", afirman. Muchos médicos tradicionales confirman la afección "tomando el pulso del enfermo, escuchando la sangre", esto es, evaluando las características de la circulación sanguínea; como señala un informante: "se le toma el pulso por la vena y la sangre corre mucho". Entre los médicos indígenas, el término "vena" designa a la arteria radial.

Prácticamente todos los tratamientos para curar la diarrea empleados por los huaves consisten en la administración oral de preparados medicinales elaborados con especies curativas, terapias que a veces incluyen el uso de algún medicamento de patente como el Alka-seltzer. Entre las plantas empleadas destaca el uso del estafiate y la guayaba, vegetales utilizados ampliamente en las medicinas tradicionales de otros grupos étnicos del país para el tratamiento de los distintos cuadros diarreicos. Otras especies acostumbradas por los terapeutas huaves son: hojas de chirimoya, raíz de un bejuco de nombre puundgoy (V. Pasiflora exudans), hierba del perro, menta y cáscara del fruto del nanche; esta última especie se incluye, asimismo, en la mezcla para "lavativas", otra de las terapias para tratar la diarrea. Algunos especialistas recomiendan añadir, a las plantas anteriores, el "medicamento Azteca" —una mezcla de especies medicinales de venta en tiendas naturistas. Las plantas generalmente se preparan en forma de cocimientos; así, en un tratamiento para los niños que han contraído la enfermedad, se recomienda "poner a hervir, en un litro de agua, tres ramitas de estafiate hasta que quede una taza del té; después se enfría y se le agregan dos Alka-seltzer"; la dosis recomendada depende de la edad del paciente: media taza para niños menores de un año, y una taza para niños de un año en adelante, tres veces al día, o "cuando pide agua". Los terapeutas afirman que este medicamento "quita la diarrea". El Alka-seltzer puede ser reemplazado por "suero casero" —tres cucharaditas de azúcar y una de sal, mezcladas en un litro de agua.

Las plantas medicinales también se recomiendan en aplicaciones por vía rectal, como "lavativas", según la receta siguiente: "en un litro de agua se hierven tres ramitas de estafiate, seis hojas tiernas de guayaba y un pedazo de cáscara de la fruta del nanche; se le pone al enfermo una lavativa diaria por tres días". Esta terapia tiene el propósito de "sacar todo lo que tenía la persona en el estómago". En todos los casos de diarrea, los terapeutas recomiendan observar una dieta alimenticia que excluye el consumo de chiles y de comidas grasosas.

El enfermo que no recibe atención especializada a tiempo se agrava: "sufre mucho, no puede comer y se desmaya", indican los terapeutas. Como hemos mencionado anteriormente, la diarrea representa una seria causa de muerte entre la población infantil huave. Las formas de prevención de la afección se basan esencialmente en evitar las causas que la provocan; así, los informantes recomiendan: "no comer comida mala", "no pasar la hora de la comida", hervir el agua que se toma, tener una buena higiene personal y de los alimentos, así como "cuidar a los niños y lavarles las manos".