1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Tarahumaras (Raramuris).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Chicagoricame o richiol. Granos o granos con rasquera. Richiur. Granos pudrosos

Los granos constituyen una causa de demanda de atención de carácter dermatológico, recurrente entre los habitantes de las regiones tarahumaras. Las erupciones cutáneas designadas genéricamente como granos, pueden ser de dos tipos: los llamados "granos", "sarna" o "granos con rasquera", conocidos popularmente como richiol o chicagoricame, y los "granos pudrosos", designados con el término de richiur.

Ambos tipos de granos afectan a la población en general. La sarna es más frecuente entre los niños, mientras que los granos pudrosos "pegan parejo de treinta años para abajo", comentan los informantes. Estos padecimientos pueden ser mortales, si no se tratan oportunamente.

Todos los terapeutas concuerdan en señalar que la causa fundamental que lleva a la aparición de los diversos tipos de granos es la inadecuada higiene personal y del entorno. Asimismo, indican que se trata de afecciones de carácter contagioso, que surgen al entrar en contacto con elementos que se encuentran en el medio ambiente, principalmente en el agua. Así, los granos se presentan "cuando los niños se bañan con agua de marranos, porque éstos tienen sarna", y los niños reproducen los animalitos ("baiburines") que después infectan a otros niños; los granos también pueden aparecer "porque las personas se lavan las manos con agua sucia". Las aguas son particularmente dañinas en épocas "de crecida, cuando traen todo lo seco de los cerros y campos". A veces los granos surgen "por meterse al agua cuando se tiene el cuerpo caliente". Por último, los granos pudrosos pueden aparecer, además, "por castigo de Dios".

La sarna o granos con rasquera, se manifiesta inicialmente mediante una fuerte comezón, "como si picaran piojos; los granos aún no se ven". Esta comezón puede empezar en las manos o en los pies, de donde pasa a todo el cuerpo. Los granos aparecen enseguida, y "son como bolitas que están como pegadas". Por lo general, surgen "en los pliegues de las manos" o en las zonas húmedas del cuerpo, como las axilas o las ingles. Como la comezón continúa, al rascarse, la piel se aliaga (se forman llagas) y después se seca convertida en una plasta de costra seca; como la persona se vuelve a rascar, entonces se sangran" (V. llaga).

Los granos pudrosos tienen otras características: "son granos grandes, con pus, duelen mucho y da calentura"; cuando revientan se forma una costra que, al desprenderse, deja manchas grandes y oscuras sobre la piel. Además, el enfermo pierde el apetito.

Después de conversar con el paciente, el terapeuta confirma el diagnóstico prácticamente por medio de la sola observación de las zonas afectadas por los granos, por tratarse de enfermedades contagiosas.

Los tratamientos consisten fundamentalmente en baños con preparados de plantas medicinales, seguidos de la aplicación de pomadas en las zonas de la piel erosionadas por la enfermedad. El paciente debe tomar baños tibios por lo menos una vez al día; éstos se hacen con las siguientes plantas: árnica —de la cual se utiliza toda la planta—; raíz hervida de valeriana; cáscara de cascalote, de encino y ramas de chucaca, llamada en otros lados hierba milagrosa o prodigiosa; barba de piedra, hervida durante veinte minutos; y, por último, verbena. Durante el baño, el enfermo debe usar jabón "amarillo, aunque es mejor el de lejía, el cual está hecho de cenizas". Algunos terapeutas recomiendan usar un jabón de árnica, que se prepara con la planta seca. Los tratamientos incluyen la aplicación de una pomada, que se hace mezclando azufre con manteca o crema, o bien con una cebolla y un ajo pelado molidos en metate, y mezclados con alguna crema de venta en el comercio. Con el medicamento así obtenido se soban las áreas lastimadas, "se amarran con un trapo, y se deja durante toda la noche".

Para curar los granos pudrosos, todos los terapeutas recomiendan la planta medicinal de nombre "hierro palmo" empleada de diferentes maneras. Los informantes sugieren que el cocimiento "se prepare en una barrica para que se bañe toda la familia". Con la misma planta se aconseja hacer un té, y tomarlo "como bebida de uso". Por último, se debe secar, moler y poner el polvo en los granos. Esta enfermedad es rebelde a los tratamientos y. por lo general, tarda en curarse, "pero sí se cura", señalan los informantes.

Si el paciente no se somete a un tratamiento, los granos se diseminan, cubriendo una superficie cada vez mayor de la piel; enseguida se le "despelleja esa parte del cuerpo, provocándole fuertes calenturas por la infección, además de una comezón espantosa"; en los casos más graves, el enfermo muere a consecuencia del proceso infeccioso que ya no se logra detener.

A manera de prevención, los informantes recomiendan que los niños se laven las manos después "de agarrarar los chivos y a los marranos", colocar las vestimentas limpias en tendederos para evitar que algún bicho se suba a la ropa, no sentarse sobre piedras "donde se reproducen los animales, y lavar y hervir las sábanas en caso de que se haya tenido sarna". Tiene variaciones estacionales, siendo mayo el mes en que aparecen el mayor número de casos.