1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Chatinos (Kitsé Cha Tnio. Kitse Cha’tña. Kitse Tsa’jnya).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Hua. Calentura

Como entre otros grupos indígenas del país, entre los chatinos la calentura es una enfermedad frecuente, designada popularmente con el término hua. Este estado febril muchas veces es unos de los síntomas de otras enfermedades como, por ejemplo, el espanto en los niños; sin embargo, en la mayoría de los casos los chatinos la consideran una entidad mórbida independiente. Cuando la fiebre alcanza temperaturas superiores a los 40 grados, se dice que la persona tiene "calentura por dentro", estado particularmente peligroso cuando el enfermo es un niño.

Los tratamientos consignados son numerosos, y todos ellos tienen la finalidad de hacer descender la temperatura corporal del paciente a la brevedad posible, lo cual se consigue quitando calor del interior del cuerpo, principalmente a través de la piel del abdomen, de la frente y de los pies. Por lo general, en los tratamientos se emplea más de un procedimiento curativo, entre los que destaca la aplicación de emplastos, la ingestión de tes y los baños medicinales.

Una de las formas usuales de bajar la calentura consiste en acostar al enfermo sobre un lecho confeccionado con hojas del árbol de nombre tabardillo. Otros terapeutas prefieren poner hojas de cacahuanano o de huichicata sobre la frente y en los pies; también es de utilidad, por la noche, cubrir completamente los pies con hojas de cacahuanano y después envolverlos para que las hojas no se caigan mientras el enfermo duerme. En ciertas localidades se emplea un conjunto de plantas (chamiso, ruda, mirto, albahaca y estafiate), las cuales se colocan en todo el abdomen del sujeto; de manera semejante se emplean las hojas de quelite de conejo junto con algunas hojas de huichicata, a la que se les agrega un poco de mezcal. Cuando se aplican hojas de cualquier planta sobre la frente, se aconseja "rociarlas o soplarlas con mezcal", ya que de esta manera se consigue bajar la calentura más rápidamente.

El emplasto, que es otra de las formas acostumbradas para hacer descender la temperatura del paciente, se puede preparar de varias maneras: se cortan hojas de catachihuite o de cataté, se muelen cuidadosamente, se les agrega sal y se prepara una especie de tortilla, la cual se coloca en las plantas de los pies por toda una noche. Algunos curanderos "hacen un hoyito en la tierra, ponen la clara de un blanquillo y mezclan todo"; después colocan la mezcla sobre un trapo y lo amarran al abdomen del paciente.

Los baños, otro de los procedimientos empleados por los terapeutas chatinos para bajar la calentura, se preparan preferencia con hojas de limón agrio, "agua de mangal" (cocimiento de hojas de mango), o con hojas de kastas hui; el baño se debe hacer con el cocimiento tibio, pero si la fiebre es muy alta se aconseja no mojar la cabeza del enfermo.

La ingestión de preparados de plantas medicinales como agua de uso es la última de las formas aconsejadas para tratar los estados febriles. La espinosilla, una de las especies recomendadas, se utiliza especialmente cuando la calentura es muy alta, y se prepara restregando en agua algunas ramas de la planta y luego endulzando. La ruda, que también está indicada para estos casos, se prepara en forma de té y se administra junto con un Alka-seltzer.

La gran variedad de recursos y formas utilizadas para enfrentar este problema de salud revela la preocupación que, para los terapeutas, representan los casos de enfermos con calentura; la inquietud surge tanto por la frecuencia con que se manifiesta la enfermedad como por las graves consecuencias que pueden derivar si no se logra controlar oportunamente.