1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Chatinos (Kitsé Cha Tnio. Kitse Cha’tña. Kitse Tsa’jnya).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Yea ecuane o coeij. Aire

El padecimiento de calidad fría denominado yea ecuane en lengua chatina (expresión que literalmente significa "dar el aire"), y conocido también con el término de coeij, es una afección relacionada íntimamente con los enfriamientos bruscos, originados por exponerse al aire frío cuando se está con el cuerpo caliente; en estas circunstancias, el aire entra al cuerpo del sujeto y desencadena la enfermedad.

La persona afectada por un aire presenta ataques y convulsiones, en el curso de los cuales se "le traban las clavijas", es decir, no puede mover las mandíbulas ni abrir la boca. Los curanderos chatinos confirman la naturaleza del padecimiento haciendo una limpia con huevo y luego observando las modificaciones producidas en la clara y en la yema. La limpia con huevo también se emplea para tratar el mal; en este caso, ejecutan el procedimiento en repetidas ocasiones y, después de cada sesión terapéutica, entierran el huevo lejos de la casa del enfermo (V. contagio).

Si el sujeto afectado por el aire se encuentra en un episodio convulsivo, los terapeutas mojan dos de sus dedos en agua y luego en sal —"dos dedales de sal"—, y después los introducen en ambos extremos de la boca del enfermo, entre las mandíbulas, con el propósito de "destrabar" las quijadas y poder iniciar la terapia. Una vez que el enfermo puede abrir la boca, se le administra un poco de aceite de oliva, o una mezcla hecha con orina de niño y el de jugo de la planta de nombre pitiona. Con estos procedimientos se espera que el paciente salga de la crisis convulsiva. Una vez logrado este objetivo, se puede iniciar el tratamiento destinado a curar el aire. Los médicos tradicionales chatinos proponen varias maneras de afrontar la enfermedad y, muchas veces, en un mismo tratamiento combinan dos o más procedimientos curativos. En uno de ellos, el paciente debe comer corazones frescos de "chuparrositas o chupamirtos", los cuales se deben ingerir como si fuesen cápsulas. Otro método similar consiste en darle a comer la carne asada y sin sal del correcaminos, animal llamado "ocote" en la región. Ambos tratamientos se deben seguir durante algún tiempo.

Una forma diferente de tratar el aire es mediante baños en los cuales se utiliza la ruda, planta empleada para los mismos fines en la medicina tradicional de otros grupos indígenas del país. El procedimiento es el siguiente: se muele pitiona y ruda, se agrega mezcal y, con este preparado, se frota todo el cuerpo del enfermo, desde la cabeza hasta los pies; después se le cubre con una sábana y, pasado un rato, se le da un baño con agua caliente.

Un tratamiento distinto utilizado por ciertos informantes consiste en una limpia con humo de tabaco. Por lo general, los terapeutas consideran que el aire que está ocasionando la enfermedad puede ser eliminado del cuerpo del paciente mediante otro elemento que tenga alguna de sus propiedades, pero que además posea olor fuerte, como el humo del tabaco. En esta terapia, el terapeuta fuma un cigarro hecho con una hoja de tabaco, y sopla el humo sobre todo el cuerpo del paciente (V. sahumar).

Las distintas terapias propuestas incluyen la aplicación de emplastos calientes en la región estomacal —y a veces en la frente—, preparados ya sea con hojas de tabaco o de chamiso. Siguiendo este mismo principio, en algunas localidades chatinas se acostumbra colocar semillas molidas de la planta llamada "virgen de santa sinuakara" en las sienes del enfermo (V. semillas de la virgen).

Por último, cualquiera que sea el tratamiento elegido, los curanderos sugieren al enfermo la ingestión de un té preparado con hierba de muina como agua de uso.

El aire es una enfermedad que afecta preferentemente a la población adulta, en cualquier época del año.