1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Pima (O’ob).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Tonyi. Calentura

Entre los pimas, de la misma manera que en la medicina tradicional de otros pueblos indígenas, la calentura es considerada una enfermedad. La principal característica de este estado febril es el aumento de la temperatura corporal que presenta el paciente. Los terapeutas pimas reconocen dos tipos de calentura: uno, en el que el enfermo manifiesta una intensa sensación de frío, y se llama "calentura con frío"; y otro, en el cual está ausente este síntoma, y se denomina "calentura con fiebre". La causa principal que origina a uno y a otro es "un enfriamiento".

La calentura con frío "da porque hace calor en el día y frío en la noche"; de esta manera, surge un enfriamiento en el organismo del sujeto afectado por este cambio de temperatura, que finalmente le produce la enfermedad. En la calentura con fiebre, el enfriamiento se adquiere al entrar en contacto directo con el frío y la humedad, por ejemplo, al "pisar la humedad al estar deshierbando, ya que la tierra está fría; también cuando empiezan las lluvias en junio y hay cambio de frío a calor, y cuando a uno le da el sereno".

El síntoma más característico de la calentura con frío son los escalofríos que hacen "temblar con mucho frío" al enfermo, además de la elevación de la temperatura corporal. En la calentura con fiebre, es la alta temperatura que el paciente presenta, aunada al intenso dolor de cuerpo, lo que hace posible reconocer la enfermedad.

Todos estos elementos son útiles para el diagnóstico, el cual se establece por interrogatorio y palpación del cuerpo del enfermo.

La mayoría de los tratamientos empleados para combatir este padecimiento tienen el propósito de propiciar la sudoración y así disminuir la temperatura. Para ello, se recurre a la ingestión de preparados y a baños con cocimientos de plantas medicinales, así como a la aplicación de sobadas con grasas de origen animal, de calidad fría. Otra forma de hacer descender la temperatura es eliminando calor del organismo a través de ciertas áreas del cuerpo, tales como las plantas de los pies, las palmas de las manos y la zona del vientre, mediante la aplicación de emplastos elaborados con vegetales medicinales. Por lo general, los tratamientos combinan varias de estas terapias. Ciertos medicamentos alópatas, como la "beganin", aparecen mencionados en algunos de ellos.

Para curar la calentura con frío, generalmente se recomienda la ingestión de un cocimiento de matarique, en dosis de "tres o cuatro cucharaditas a los niños, y a los adultos un vaso grande junto con beganin"; a continuación, se soba con "unto sin sal" el pecho y la espalda del paciente, y se le arropa bien hasta que sude.

En el tratamiento de la calentura con fiebre, se emplean preparados de algunas plantas, como el cocimiento de raíz de coronilla; el té de hierba de la víbora que, tomado en ayunas, "controla la calentura en dos o tres días"; el té de cordoncillo; el cocimiento de cáscara de mezquite y de contrayerba (V. inmortal, pipichagua, hierba celosa) Por lo general, se administran tres veces al día, en dosis de una taza, a los adultos, y media taza o por cucharadas a los niños. Un tratamiento tipo es el siguiente: después de dar el cocimiento de raíz de coronilla, se administra un baño al enfermo con el mismo preparado, frotándole todo el cuerpo con la raíz "como si fuera jabón; después se debe acostar a sudar; se empareja el calor con un baño". Entre los emplastos empleados con más frecuencia para restar calor al organismo, está el que se prepara con flor de sauco, molida y revuelta con clara de huevo; se aplica en la planta de los pies, en las caderas, el estómago, las palmas de las manos, la nuca y la frente; según los informantes, este emplasto "baja la calentura en una sola aplicación". Durante la terapia, los informantes recomiendan "no comer carne, huevo, frijol o queso".

Si una persona padece calentura y no es atendida, su estado puede agravarse, ocasionándole la muerte; según los terapeutas, el paciente "se pone muy galgo, queda el puro hueso; las criaturas chiquitas se mueren rápido porque no resisten; puro hueso se quedan las pobres".

La calentura es una enfermedad que puede afectar a toda la población; sin embargo, su gravedad es mucho mayor en el caso de los niños. La calentura con frío muchas veces se presenta en forma de epidemia y puede afectar simultáneamente a varios miembros de una familia.