1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Chochos, Chochones o Chocholtecas.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Dinta sha mpacho o yampachu. Empacho

El empacho es una causa de demanda de atención de la población infantil de las comunidades chocholtecas que se origina "por comer frutas con cáscara, frijoles negros muy calientes y tortilla masuda", así como por consumir comida descompuesta, o por comer a deshoras o en forma desmedida. En estas circunstancias el estómago digiere mal el alimento, lo que provoca que éste quede pegado a sus paredes. De esta manera el niño se empacha. La enfermedad se reconoce por la inflamación del estómago y la acumulación de gases en todo el intestino que presenta el enfermo. Ambos fenómenos se pueden detectar mediante una revisión del abdomen del paciente: al percutirlo "suena mucho como agua", afirma una curandera.

Los tratamientos consignados tienen la finalidad de desalojar del estómago el alimento que está causando el malestar. Con este fin, el terapeuta primero le administra al niño un té preparado con manzanilla y canela, o con hierba del ángel, tasuruqui y ruda, luego le "caldea" el vientre con cenizas calientes de chamiso de cuete, para lo cual pone en las brasas algunas ramas de chamiso y, cuando ya están convertidas en cenizas, las recoge con un trapo, las aplica en el estómago y "le soba y soba con el chamiso ahumado". Otros curanderos prefieren "caldear con una mezcla de hierbas del ángel, ruda y tasuruqui bien calientes. Si esta terapia no surte el efecto esperado, entonces se le da una purga elaborada con rosa de Castilla, miltomate y la clara de un huevo de gallina criolla, o con tallo de penusilla, casu y un membrillo tostado, para "lavar el estómago"; la dosis recomendada de esta última preparación es de una taza grande para pacientes adultos, y la mitad de esta dosis para los niños. El medicamento se debe ingerir dos veces al día; en cambio, la caldeada se debe hacer diariamente durante dos días. El enfermo debe evitar comer alimentos grasosos así como tomar agua fría mientras está en tratamiento; de igual manera, se le recomienda comer a sus horas. Si después de terminada la terapia el enfermo todavía siente algunos malestares, puede tomar té de hierbabuena, de canela o de marrubio.