1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Chochos, Chochones o Chocholtecas.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Enmadración de frío

Con el nombre de "enmadración de frío" se conoce entre los habitantes de las comunidades chocholtecas a una afección de la población femenina en edad fértil, que tratan las curanderas, las parteras y hierberas del grupo. Se trata de un trastorno del ciclo menstrual provocado por algún enfriamiento intenso que la mujer sufre, muchas veces en forma reiterada, precisamente durante esta etapa. Generalmente la dolencia afecta a las adolescentes, quienes desconocen los cuidados que se deben tener en el curso del periodo y que, por ejemplo, toman baños de agua fría cuando están reglando (V. dolor de regla y regla retrasada).

La dolencia se manifiesta mediante irregularidades en el ciclo menstrual, aunadas a la aparición de intensos dolores, como cólicos, en el abdomen; la mujer presenta el vientre endurecido y "abultado", esto es, inflamado; sus reglas pueden ser largas, hasta de 15 días, o pueden, simplemente, desaparecer por varios meses; al poco tiempo su estado se complica con diarrea, dolor de estómago, "acedías" y anemia, y comienza a sentirse mareada, a "ver todo borroso" y distorsionado. Los terapeutas refieren que la medicina alópata no tiene curación para esta enfermedad, ya que ni las vitaminas ni los compuestos de hierro logran que la mujer recupere su salud.

El tratamiento comprende varios procedimientos destinados, en su conjunto, a quitar toda la frialdad acumulada en el cuerpo de la paciente. La sesión terapéutica comienza con una "caldeada" de las uñas de las manos y de los pies de la mujer, para lo cual la terapeuta pone a hervir laurel, mala mujer, chicalote, enebro, zoapatle, octavio, hierba mocha, eucalipto, hojas de sabino, popote (Gymnosperma glutinosa), chaparrito, encino y otras plantas, que dan un total de 30, todas de calidad "caliente"; cuando las hierbas han hervido unos momentos, se retira el recipiente del fuego y la mujer debe meter las puntas de los dedos de las manos, y después de los pies, en el cocimiento. Enseguida la terapeuta le cepilla todo el cuerpo y, a continuación, le da un baño de temazcal con hierbas. El tratamiento incluye lavados vaginales, dos veces al día durante un mes, con un cocimiento de hierba de sampedro, además de la ingestión diaria de una purga que consiste en un té preparado con ajo, cebolla y chicoria, al que se le agrega, al momento de administrarse, aceite de comer y jugo de limón. A los pocos días de iniciada la terapia, la enferma comienza a "botar coágulos de sangre, de color negro, del tumor que se había formado dentro", afirman las terapeutas.

Un mejoramiento de la dieta es también parte del tratamiento. Durante este tiempo la paciente debe privilegiar las verduras en su alimentación; entre las más indicadas se encuentran las zanahorias, el betabel, la lechuga, los rabanitos, el repollo, el macollo, los nabos y las papas; el consumo de tortillas debe restringirse. Por lo demás, se le recomienda descansar el mayor tiempo posible.