1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Chochos, Chochones o Chocholtecas.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Ni shindumi di o yas ha shi ntihu. Mal aire

El mal aire es, como su nombre lo indica, un padecimiento provocado por un aire de características particulares. Según el pensamiento de muchos pueblos indígenas, entre ellos los chocholtecas, en los lugares solitarios residen ciertas entidades que cuidan el paraje de la presencia de extraños, y que atacan a los que se aventuran a pasar por ese sitio; para ello, adquieren la apariencia de un aire y bajo ese aspecto agreden al infortunado sujeto, introduciéndose en su cuerpo y enfermándolo de mal aire, una afección de calidad "fría". Los terapeutas tradicionales que atienden a la población que contrae la dolencia son los curanderos-hierberos, además de un cierto tipo de especialista denominado "barajera", curandera que adivina la enfermedad mediante el uso de barajas.

La persona afectada comienza a sentirse mal en forma paulatina: presenta dolor de cuerpo, especialmente en la cabeza; tiene calentura, escalofríos y siente una gran somnolencia durante el día. Los curanderos-hierberos reconocen el padecimiento por los síntomas que manifiesta el paciente; en cambio, las barajeras diagnostican el mal aire mediante el uso de las cartas. Para ello, hacen sentarse al enfermo y conversan con él; enseguida revuelven las cartas y las extienden sobre la mesa; ahí la especialista "ve" la enfermedad y su origen.

El mal aire se trata mediante la aplicación de varias formas de limpias, además de baños de temazcal destinados a eliminar la frialdad del cuerpo del enfermo. La limpia empleada con más frecuencia es la que se hace con un ramo de plantas olorosas. Las especies con las que usualmente se confecciona el ramo son: "zomeate", huele de noche, eneldo, hierba del ángel, santa maría, ruda, hierba de zorrillo, chicalote, pirul, enebro y saramú; para aumentar la capacidad curativa del ramo, los terapeutas primero lo sahúman con copal y enseguida lo rocían con alcohol; Al "barrer" el cuerpo del paciente se acostumbra rezar la oración de la Señora de los Remedios, ya que tiene la cualidad de sanar a los enfermos, característica que incluso le da el nombre.

Una segunda forma de limpia empleada es la que se hace con un huevo de gallina criolla. Una vez realizado el procedimiento, el terapeuta frota el cuerpo del enfermo con un preparado de ruda y alcanfor, bien molidos y macerados en aguardiente; por último, le da un baño en el temazcal. La curación se hace diariamente durante tres días.

Si un sujeto que padece de mal aire no se atiende, los dolores se hacen cada vez más fuertes, al igual que la calentura, todo lo cual deteriora su estado. Según los terapeutas no existe ninguna forma de prevenir esta dolencia.