1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Tlapanecos (Mbo Me’phaa).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Mal aire

El mal aire es uno de los síndromes de filiación cultural más frecuentes en la medicina tradicional de los grupos indígenas de México. Entre los tlapanecas, es un padecimiento de la población infantil, sobre todo entre los niños de cero a cinco años de edad y que aún no han sido bautizados. Es atendido por los rezanderos y hierberos.

El mal aire es adquirido "cuando sacan al niño de la casa, o lo llevan lejos; como aquí en la región caminan mucho de una hora hasta tres, si el niño no está bautizado es allí cuando le agarra el mal aire".

El niño que sufre este padecimiento "se pone a llorar toda la noche o todo el día, no descansa y no deja de llorar", afirman los terapeutas. Por lo general, cuando los padres observan que su hijo no cesa de llorar después de que "caminaron lejos con él", de inmediato sospechan que puede tratarse de un "mal aire".

El tratamiento para curar esta enfermedad consiste en la aplicación de una "limpia", en la que se utilizan ramas de albahaca, un huevo, alcohol, agua de colonia siete machos, nuez moscada machacada y una estampa de la virgen de Guadalupe que tiene al reverso la oración la magnífica. El terapeuta ejecuta la limpia en todo el cuerpo del paciente mientras reza tres padrenuestros y tres avemarías. Muchas veces, el niño se duerme durante la ejecución de la limpia, lo cual constituye un indicio del éxito de la terapia. El rezandero recomienda no despertarlo.

Los rezanderos aseguran que este padecimiento no puede ser curado con "ningún medicamento tomado", y que la única curación realmente efectiva es por medio de limpias.

Para prevenir el mal aire, los curanderos recomiendan no sacar fuera de la casa a los niños que aún no han sido bautizados y, en caso de hacerlo, protegerlos "poniéndoles su ropita volteada, un seguro, y echándoles agua bendita y agua de colonia antes de sacarlos fuera de la vivienda".