1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Tlapanecos (Mbo Me’phaa).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Cu’u tixi’i o namixala’a. Diarrea

La diarrea es una de las enfermedades más frecuentes de los habitantes de las comunidades tlapanecas, quienes la consideran particularmente peligrosa cuando ataca a los niños, en especial a los "más chiquitos hasta los diez años". Es una afección gastrointestinal, designada con las expresiones namixala’a —traducida por los informantes como "se hace como pus, blanca"— y cu’u tixi’i, que se presenta sobre todo cuando comienzan las lluvias. Una forma particular de la enfermedad es la "diarrea verde", afección que aparece después de una caída.

Los terapeutas tlapanecas consideran que la causa más común que genera la diarrea está relacionada con la calidad de los alimentos que se ingieren. Así, refieren que puede surgir "cuando la persona ha comido alimentos que no sirven, acedos, o toma jugo de caña fermentado; entonces se acuesta bien y amanece enferma", o por comer frutas y verduras mal lavadas por falta de agua. La diarrea puede aparecer también después de haber sufrido "un coraje", o "por frío". Esta última causa se vincula al concepto según el cual la diarrea es una enfermedad de calidad fría que puede surgir por el consumo excesivo de alimentos de calidad "fría" (V. frialdad). Esta calidad es atribuida especialmente a las verduras que crecen en tiempo de lluvias. Así, manifiestan que "esta enfermedad da a las personas que comen frijol y guisados de verduras que nacen en tiempo de lluvias; por eso da más en tiempo de lluvias". Las probabilidades de contraer la enfemedad se acentúan si el sujeto, además, se expone al frío, sobre todo durante la noche. Por último, la diarrea puede formar parte de los síntomas de otras enfermedades tales como el susto. En cuanto a la "diarrea verde", ésta es causada sólo por caídas.

El signo más importante de la enfermedad es el aumento en la frecuencia de las deposiciones, las cuales presentan consistencia pastosa o líquida, y van acompañadas de fuertes dolores de estómago, que generalmente se acentúan cuando "se hace del baño o se vomita"; en virtud de que el enfermo "hace pura agua a cada rato", sufre deshidratación y "va quedando flaco y débil, y después ya no tiene fuerzas ni para caminar, y no quiere comer", refieren los curanderos. A veces el enfermo presenta calentura.

El diagnóstico generalmente se establece por medio de un interrogatorio durante el cual el terapeuta "le pregunta al paciente dónde le duele, qué comió y cómo hace del baño". Ciertos especialistas establecen la causa de la afección empleando una baraja bendita; el procedimiento es el siguiente: se persigna la baraja tres veces antes de barajar las cartas igual número de veces; después se parte a la mitad, se colocan ambas partes en cruz y se les pega tres veces a continuación, el terapeuta hace una invocación que dice "por mi pasado y mi futuro", y luego reza un padrenuestro, después, extiende las cartas e interpreta la disposición de las figuras. La diarrea verde se diagnostica principalmente por observación de las deposiciones del enfermo.

El tratamiento recomendado consiste en preparados de plantas curativas administrados en forma de tés. Entre las especies vegetales utilizadas con mayor frecuencia destacan la guayaba, el aguacate, la hierba santa, el orégano, epazote de zorrillo y la hierbabuena, plantas medicinales utilizadas ampliamente en la medicina tradicional de diferentes grupos para aliviar trastornos del aparato digestivo. En ocasiones, la diarrea se trata mediante un té de hierbabuena, panela y "ceniza de lumbre", que se debe tomar dos veces al día hasta que los síntomas desaparezcan.

La diarrea verde se trata mediante sobadas en el abdomen (V. masaje), ya que se considera que ha sido provocada por un desacomodamiento de alguna de las partes del aparato digestivo. Los terapeutas recomiendan complementar las terapias consumiendo tortillas tostadas con tres ajos molidos. Durante el tratamiento, el enfermo debe abstenerse de comer carne de cerdo y chile. Para evitar contraer la diarrea, los curanderos aconsejan no tomar agua de las primeras lluvias. En el caso de la diarrea verde, los terapeutas refieren que "si se soba de inmediato después de la caída, no da esta diarrea".

Según expresaron los terapeutas, si el enfermo de diarrea no se atiende, el mal se complica y se transforma en disentería; "con esto el enfermo se va secando hasta que muere".

Además de evitar tomar agua de las primeras lluvias, los terapeutas consideran necesario realizar las siguientes prácticas como una forma de prevenir la enfermedad: "rezar letanías y oraciones al ídolo del campo y a san Marcos pidiendo para no enfermarse".