1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Triquis (Tinujei).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Chiírroyáa. Bilis

La bilischiírroyáa, representa una causa de demanda de atención frecuente entre la población triqui. Los especialistas que atienden a los enfermos afectados por la bilis —que pueden ser niños o adultos— son los curanderos, las parteras las hierberas. Los terapeutas refieren que esta enfermedad aparece enseguida a un fuerte coraje que el sujeto hace especialmente si las contrariedades que lo llevan a ese estado son recurrentes. Los corajes son particularmente peligrosos, es decir, conducen a un problema de bilis aún más intenso, si se hacen inmediatamente antes o después de haber comido, o cuando se está en ayunas. El lactante puede contraer la afección a través de la leche de la madre si ésta lo amamanta después de haber sufrido un fuerte coraje (V. muina). La dolencia también puede ser provocada por consumir comida en mal estado.

La enfermedad se manifiesta de improviso. Si el afectado es un niño, llora mucho, presenta sudoración, está pálido y no quiere comer. En los adultos, la enfermedad se caracteriza por un agudo dolor en el estómago; el sujeto presenta un color amarillento, sobre todo en los ojos, y también sudoración excesiva; se ve preocupado, cansado y de mal humor; además, pierde el apetito y, si come, vomita.

Generalmente, el terapeuta reconoce con facilidad cuando un enfermo padece de bilis, especialmente por el aspecto del semblante y la coloración de los ojos. El interrogatorio que hace al paciente, centrado en la situación que dio inicio a la crisis, le permite confirmar el diagnóstico. Con la misma finalidad, algunos curanderos recurren a la lectura de las barajas.

Los tratamientos para curar esta enfermedad consisten en la administración de tés de especies curativas. Los preparados aconsejados con más frecuencia se hacen con flor de limón agrio, con hierba santa, o con cuasia y cáscara de naranja. El primero se toma como agua de tiempo; en cambio, el segundo se debe ingerir tres veces al día, iniciando con la primera toma en ayunas; al momento de tomar el té de hierba santa se recomienda agregarle un poquito de alcohol. En cuanto al té de cuasia y naranja, éste se debe tomar por ocho días. Durante el periodo que tarda en sanar, el enfermo debe reposar y comer sólo alimentos de fácil digestión.

Cuando una persona enferma de bilis, los terapeutas le aconsejan iniciar el tratamiento enseguida, porque de lo contrario la intensidad de los síntomas aumenta, los vómitos se hacen más frecuentes y aparece calentura, a veces muy alta; los curanderos afirman que la bilis puede incluso causar la muerte del paciente. Para prevenir esta enfermedad, se recomienda que la madre no haga corajes cuando le da pecho a su bebé; de igual manera, los terapeutas aconsejan, inmediatamente después de sufrir un coraje fuerte, tomar el jugo de tres limones "para asentar la bilis". La bilis afecta con más frecuencia a las mujeres y a los niños.