1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Triquis (Tinujei).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Caán-a. Tos

La tos o caán-a es un padecimiento común entre la población triqui, que reviste mayor gravedad cuando afecta a los niños, debido a las serias complicaciones que puede tener si no son atendidos oportunamente. La tos es tratada principalmente por los curanderos y las parteras, quienes manifiestan que la afección se presenta a raíz de enfermedades tales como los resfríos y las gripes mal cuidadas; en ocasiones, aparece también por golpes en el pecho o caídas de espalda.

La tos va casi siempre acompañada de expectoración, o flemas de color blanco y aguadas; el enfermo no tiene apetito, y tose más por las noches, de modo que duerme mal y se siente cansado y débil. El diagnóstico se establece mediante un interrogatorio, en el que los síntomas anteriores son el elemento fundamental para determinar el tipo de dolencia que aqueja al paciente.

La mayor parte de las terapias indicadas por los médicos tradicionales triquis están destinadas a calentar el pecho y la espalda del enfermo, así como a hacer salir las flemas que le obstruyen las vías respiratorias. Esto se consigue mediante la aplicación de cataplasmas en las zonas doloridas (pecho y espalda), y de sobadas en todo el cuerpo con ayuda de bálsamo, así como el empleo de vaporizaciones. Varias son las preparaciones que se pueden colocar en forma de cataplasmas; en una de ellas se pone aceite de oliva caliente a unas rajas de sábila y enseguida se colocan sobre el pecho o la espalda del enfermo. Otro preparado se elabora friendo en una cazuela unas hojas desmenuzadas de tabaco con una vela de sebo; se retira del fuego y se pone muy caliente, directamente sobre la región dolorida. Una última receta consignada emplea hojas de hierba santa; se unta una hoja con Vick vapoRub, se calienta y se aplica inmediatamente sobre el pecho o la espalda del enfermo. Las vaporizaciones se hacen de la manera siguiente: en una cazuela se pone a hervir agua junto con ceniza; en cuanto hierve, el paciente debe aspirar el vapor durante un rato y enseguida cubrirse muy bien y acostarse a reposar.

Todos los terapeutas recomiendan no salir al frío, así como evitar el consumo de alimentos fríos mientras no desaparezca la tos; si el enfermo no recibe el tratamiento a tiempo, la tos se puede complicar con bronquitis y pulmonía.