1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Triquis (Tinujei).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Cuchu-neea, renurquenía o sedecuchu-neea. Parto

El parto, conocido popularmente con los términos cu-chu-neea, renurquenía y sedecuchu-neea, es una de las causas de demanda de atención más importantes de la mujeres en edad reproductiva de las comunidades triquis, quienes acuden principalmente a las parteras, seguidas de los curanderos, para ser atendidas en las diferentes etapas del embarazo, el parto y el puerperio. Las parteras atienden todos los partos, a excepción de aquellos que presentan una gran dificultad técnica, los cuales remiten con el médico de la clínica.

El inicio del parto se reconoce por la aparición de dolores en el vientre, los cuales aumentan paulatinamente a la vez que se hacen más frecuentes. Las parteras refieren que, en ocasiones, las parturientas presentan vómitos. La especialista hace una evaluación de la situación cuando es llamada a atender un parto; si el niño viene en buena posición, su preocupación más importante es hacer que las contracciones uterinas vayan en aumento. Muchas veces esto no ocurre así "porque la mujer tiene frialdad en el vientre"; en estos casos, la terapeuta le "caldea" el abdomen con dos hojas de tabaco hervidas y calientes. Para apresurar el parto, las parteras triquis preparan un té de semillas de bejuco de santa maría y ruda, de hojas de ángel y hojas de tabla, o de manzanilla, hierbabuena y poleo.

Una vez que el niño ha nacido y ha salido la placenta, la partera vigila el sangrado de la parturienta, por cuanto en ocasiones se producen hemorragias difíciles de controlar. Frente a casos como éstos, la terapeuta emplea un procedimiento muy común en las zonas triquis: se muelen hojas de hierbabuena y se mezclan con aguardiente y sal; con este preparado se soba el vientre de la mujer. Por lo general, con esta maniobra se detiene el sangrado; enseguida se fajar a la paciente, quien debe guardar reposo absoluto.