1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Triquis (Tinujei).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Chiínacáa. Calentura

La calentura o chiínacáa, es una enfermedad reconocida por los médicos tradicionales triquis, quienes manifiestan que, aunque a veces la temperatura corporal de una persona puede aumentar por tomar mucho sol o a consecuencia de un susto, por ejemplo, la mayoría de las veces ocurre porque el sujeto sufre alguna enfermedad en la que la calentura es uno de los síntomas, en ocasiones uno de los más importantes; así, la fiebre puede ser producto de afecciones tales como el empacho, los resfriados o alcoholismo. Es tratada por prácticamente todos los terapeutas del grupo, y puede afectar a cualquier persona.

El síntoma más relevante del padecimiento es el aumento del calor corporal, el cual se acompaña, casi siempre de escalofríos, sudoración y debilidad, manifestaciones que permiten al curandero percatarse de la naturaleza de le afección. La confirmación del diagnóstico se lleva a cabo mediante la aplicación del procedimiento conocido como pulseada (V. pulsar), destinado a conocer las características de la corriente sanguínea. Para ello, el terapeuta pulsa al paciente en la zona de la muñeca de ambas manos, y si siente que la "sangre corre" rápido pero el pulso es lento y débil resuelve que el mal que el sujeto padece es la calentura. Cuando existen sospechas de que la enfermedad es consecuencia de un susto, el terapeuta practica una limpia con huevo al paciente; de confirmarse la conjetura, la calentura; se trata en el marco del tratamiento del padecimiento que la está generando: el espanto.

Los tratamientos empleados por los médicos tradicionales triquis hacen uso de uno o más procedimientos terapéuticos. Encontramos, por ejemplo, la ingestión de un preparado que se hace de la manera siguiente: se pone un poco de cal en un litro de agua, se mezcla bien y se deja asentar; al cabo de unos momentos se hierve un 1/4 de litro del líquido y, cuando se enfría, se le exprime un limón; el paciente debe tomar tres tazas al día, la última antes de acostarse, hasta que se le quite la calentura. Otra práctica curativa recomendada consiste en la aplicación de cataplasmas de berenjena en la frente y en el vientre del enfermo. Los baños con un cocimiento de sauco son otro de los procedimientos aconsejados; algunos curanderos dejan las ramas de la planta en el agua del baño para poder caldear al sujeto, esto es, aplicarle en las articulaciones, repetidas veces, las ramas calientes (V. salvia y hierba de baño negra).

De no tratarse oportunamente la calentura, el enfermo se deshidrata, se debilita y puede morir en corto tiempo Aunque cualquier persona puede sufrir esta enfermedad, es cuando afecta a los niños que produce mayores preocupaciones, por la rapidez con que su estado empeora y se vuelve crítico.