1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Yaquis (Yoreme).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Ta ka’a wantian, taka wante, taka’e wontian o táka waánte. Dolor del cuerpo

El dolor del cuerpo es un padecimiento designado en lengua yaqui como táka waánte (Lionnet, 1977), de taka, cuerpo, y waánte, dolor, si bien los médicos tradicionales lo conocen popularmente con las expresiones taka’e wontian, ta ka’a wantian y taka wante, además de la designación castellana de dolor del cuerpo. Es una enfermedad de calidad fría, que afecta con frecuencia a la población adulta, y que se produce generalmente por realizar esfuerzos considerables o ejecutar trabajos muy pesados. Aunque no es una afección particularmente grave, su peligrosidad aumenta si la persona afectada es una mujer puérpera, condición que la hace más vulnerable a muchas enfermedades, especialmente a ésta (V. aflojada de la cintura y cuarentena). Es necesario destacar que, en ocasiones, el dolor de cuerpo puede surgir tras varios años, si la mujer después de sus partos no ha seguido los consejos dados por las parteras para este periodo tan especial. Como bien dicen los informantes, la dolencia es causada "por desarreglos que hacen las gentes que levantan cosas pesadas, como el caso de las mujeres, cuando tienen familia y no se cuidan, y con el tiempo se enferman de dolores en el cuerpo". Considerando que las personas que sufren con más frecuencia de dolor de cuerpo son las mujeres durante o después del puerperio, la mayor cantidad de información recopilada está referida a este tipo de pacientes.

Como su nombre lo indica, el dolor de cuerpo es el síntoma más relevante del padecimiento, del cual deriva su nombre. Según palabras de los informantes, los pacientes "no comen, se sienten débiles, tienen mareos y dolor de cabeza, un cansancio constante, les duelen las piernas y la espalda, y todo su cuerpo lo sienten pesado". La presencia de todos estos síntomas, aunada a la revisión que efectúa el terapeuta, permiten diagnosticar la enfermedad.

Los tratamientos destinados a remediar este padecimiento consisten en sobadas que, por lo general, se aplican en todo el cuerpo del paciente, especialmente en las zonas más doloridas. Para efectuar el procedimiento, los terapeutas emplean pomadas de tipo comercial o peparados de consistencia grasa que se elaboran con plantas medicinales, entre las que destacan la nuez moscada, la mirística, el romero y el ajengibre —injengibre, según los informantes—. Debido a que el dolor de cuerpo es un padecimiento de calidad fría, las terapias tienen la finalidad de calentar el cuerpo del paciente para que "sude la enfermedad". Todos los tratamientos se deben realizar una vez al día por espacio de tres días, tiempo durante el cual es aconsejable "evitar bañarse y comer cosas heladas".

Un ejemplo de tratamiento de este tipo consiste en sobar (V. masaje) las partes doloridas del cuerpo del enfermo con una pomada elaborada con: romero, nuez moscada, jengibre, tierra cocida de hornilla y alguna grasa, como la pomada de abeja, el Ungüento 666, o el "vaporub".

En otro tratamiento, la pomada se prepara con "el fruto de la mirística, la planta del romerillo, el fruto de la nuez moscada, y la raíz de injengibre", y se aplica de manera similar al tratamiento anterior, sólo que al finalizar la sobada "se tapa al paciente con una sábana para que sude, ya que es una enfermedad fría que es necesario sacar del cuerpo; con esto se quita el dolor y la pesadez" (V. frío-calor). En tiempo de frío, el terapeuta recomienda complementar la terapia con la ingestión de un té de manzanilla. Algunos informantes acostumbran sobar con un aceite que preparan con varias plantas medicinales, entre ellas la mirística, molidas y mezcladas con grasa, que tiene las mismas propiedades que los preparados descritos anteriormente.

En el caso de las mujeres puérperas o que han adquirido la enfermedad después de años de "desarreglos", la sobada va acompañada de un "baño total del cuerpo y un lavado de vagina", efectuados durante varios días, con un preparado de romerillo fresco; éste se hace dejando serenar toda la planta en unos 30 litros de agua, de los que se aparta un litro para realizar los "lavados internos de vagina" (V. chicura). La finalidad de esta parte del tratamiento es la de "cerrar el cuerpo" de la mujer, ya que según los conceptos de muchos pueblos indígenas de México relativos al ciclo reproductivo, durante el parto el cuerpo de la mujer se abre y, de no efectuarse alguna práctica que ayude a "cerrarlo", puede entrarle el frío.

Aunque el dolor de cuerpo no es una enfermedad mortal, su falta de tratamiento puede producir la aparición de reumatismo.

Los médicos tradicionales yaquis consultados reciben al mes entre cinco y diez pacientes aquejados por esta enfermedad.