1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Zoques de Chiapas (O’de Put).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Yachpot. Mal de espíritu

El padecimiento conocido popularmente con el término yachpot, o "mal de espíritu", como lo traducen los habitantes de las comunidades zoques, es una enfermedad de la medicina tradicional de este grupo indígena, que trata el hierbaterista, un especialista que cura las enfermedades con plantas medicinales, principalmente. Es un padecimiento de la población adulta, de ambos sexos.

La enfermedad es originada por la acción de un tercero que desea causarle daño a un sujeto. Para ello, aprende las formas de lograrlo "en un libro de magia negra"; "la oración mala" es el medio que emplea el ofensor para llevar el mal a casa de la víctima. Al día siguiente de realizado el conjuro, "la persona enferma", señala el terapeuta (V. jamØ yoye, kojama).

El mal de espíritu es un padecimiento, que se manifiesta principalmente en el comportamiento del enfermo. Así, el especialista señala que "a la persona se le va la mente, se perturba, habla solo, está equivocado en sus cosas; tiene la vista como espantada, se marea, habla cosas que no piensa". El diagnóstico se establece por observación e interrogatorio del paciente; durante la entrevista, el terapeuta presta especial atención al contenido y coherencia del discurso del sujeto, el cual "no habla en su lugar, no habla normal".

Los terapeutas zoques presuponen que el mal de espíritu es el resultado de una debilidad orgánica del enfermo, que ha afectado sus facultades mentales. Es por esto que los tratamientos empleados para su curación apuntan a fortalecer al paciente. Las terapias también incluyen una ceremonia en la cual el curandero solicita la ayuda de diferentes santos, para que el enfermo recupere la salud. Así, en uno de los tratamientos consignados, el paciente debe tomar ya sea un preparado casero elaborado con cebada, linaza, nuez moscada y canela, o Seregen y "vino medicinal", estos últimos de venta en farmacias. El primer medicamento se debe tomar diariamente en ayunas; en cambio, los otros dos se ingieren en dosis de una cucharada, tres veces al día. El ritual curativo consiste en una serie de oraciones en las que se invoca a "todos los santos", en especial a san Pedro y san Pablo, luego a Jesucristo "por nombre y corazón", enseguida a san Agustín, "el médico mayor" y, finalmente, al santísimo Sacramento; a ellos, el terapeuta pide que hagan el milagro de sanar al paciente.

El mal de espíritu es una afección que, conforme evoluciona, empeora paulatinamente el estado del enfermo, el cual, por último, "se va a los acahuales y se vuelve loco". Es por esto que los curanderos recomiendan buscar atención médica en cuanto un sujeto comience a tener una conducta extraña, ya que en estos casos todavía existen posibilidades de curación.