1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Huicholes (Wirraritari).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Netiarika, netuwa conete o waxo. Bazo

Conocido en la lengua huichola como netiarika, netuwa conete o waxo, este padecimiento es traducido generalmente como "bazo". Se presenta a raíz de una complicación de enfermedades como la calentura y la "falta a sus costumbres". Se trata de una inflamación localizada en la región superior del abdomen, ya sea en el hipocondrio izquierdo a nivel hepático, o en el epigastrio; la hinchazón puede: incluso, abarcar las dos zonas.

La enfermedad se manifiesta mediante un dolor intenso en la zona afectada, dolor cuya aparición se anticipa aproximadamente unos dos meses a la de la propia hinchazón. En ocasiones el dolor se irradia a la región del corazón. Es frecuente también que el bazo se acompañe de fiebres y, ocasionalmente, de diarrea y vómitos. Aparecen periódicamente episodios febriles que se presentan cada tercer día, con una duración de doce horas, los cuales van acompañados de escalofríos de aproximadamente una hora de duración, junto con cefalalgia y malestar corporal generalizado. A veces, el enfermo presenta también hinchazón de los ojos y de los pies, así como comezón en las manos. Con respecto a la hinchazón, los terapeutas afirman que ésta crece y desciende paulatinamente en determinadas circunstancias: por ejemplo, cuando el paciente cabalga o corre. Los curanderos aseguran que el paciente fallece cuando la inflamación baja hasta la región inferior del abdomen.

Para tratar este padecimiento, el terapeuta aplica limpias con plumas de aguililla, mientras pronuncia rezos y cánticos solicitando el favor de los dioses. De manera complementaria, el mara’akáme debe observar ciertos periodos de ayuno y llevar ofrendas a los lugares sagrados en nombre del enfermo.

En las etapas iniciales de la enfermedad —"cuando el bazo está recién apareciendo"—, esto es, cuando aún no se presenta la inflamación, las personas afectadas reciben algún tratamiento casero. La terapia más usual consiste en la aplicación de cataplasmas que se colocan sobre la región estomacal, de modo que abarquen desde el bazo hasta el hígado. El preparado se elabora con cualquiera de las dos plantas conocidas como netiáricá-huayeya, una de las cuales es de "naturaleza caliente" y la otra de "naturaleza fría". Si se usa la planta de tipo frío, la cataplasma debe ser aplicada desde la tarde de un día hasta la mañana del siguiente, generalmente en dos ocasiones. En cambio, si se usa la especie de naturaleza caliente, se debe dejar tan solo durante un lapso de 15 a 30 minutos. Los terapeutas señalan que esta última preparación, al ser colocada sobre la piel, produce una fuerte irritación, por lo que generalmente recomiendan el empleo de la planta de calidad fría, que no presenta esta clase de inconvenientes.

Otros tratamientos aconsejados para evitar que la enfermedad progrese, son los siguientes: se corta un trozo de corteza del árbol llamado jairi, que tenga la forma de un huarache, y se le extraen cinco gotas de savia, que el paciente debe ingerir mezcladas con agua; esta curación se debe realizar durante varios días. Otra terapia recomendada consiste en cortar un nopal, también en forma de huarache, abrirlo y con él aplicar una sobada sobre la parte dolorida durante media hora. Al término del procedimiento, el nopal se cuelga y se deja allí por varios días hasta que se seca, "lo mismo que la enfermedad". Un último tratamiento consignado es el que recomienda al paciente beber diariamente "dos manos" de su propia orina, por un periodo de diez días.