Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Huicholes (Wirraritari).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Iiya, ilya, nee pu rreine o rilla. Calentura

El padecimiento que los huicholes denominan iiya, ilya, nee pu rreine o rilla, y que de modo genérico podría traducirse como calentura, subyacen en la nosología de este grupo dos ideas básicas de carácter mítico relativas a la causalidad. En efecto, los médicos tradicionales atribuyen la enfermedad al hecho de que el paciente no haya cumplido con las ofrendas obligadas a sus "patrones". Como en otras afecciones reconocidas por los mara’akáte, una falta a la costumbre constituye el elemento desencadenante de la calentura. Sin embargo, se piensa también que este mal admite otra causa: la energía transmitida por Tata’ta —término con que los huicholes designan al dios sol— a través del cuerpo del paciente. Cuando ocurre que el calor es muy intenso y el sujeto no lo resiste, la energía de Tata’ta se manifiesta como enfermedad, elevándose notablemente la temperatura corporal; los dolores musculares, vómito y debilidad acompañan a la hipertermia. La calentura debe ser tratada de inmediato, ya que, de complicarse, el enfermo puede contraer otro padecimiento más grave: el bazo.

El terapeuta determina la naturaleza de la afección mediante la aplicación de limpias y por la información. contenida en ciertos sueños que él mismo experimenta. En la visión reveladora de la calentura aparece la imagen del maíz, junto a la de flechas posadas sobre "la panza" del enfermo. En otras ocasiones, son los dioses quienes comunican al curandero —también en el estado onírico— las causas del mal y el tratamiento que debe aplicar para curar a su paciente.

El procedimiento terapéutico empleado con mayor frecuencia para aliviar la calentura, consiste en hacer al enfermo una limpia con el humo del tabaco que brota de la pipa del mara’akáme, y un instrumento mágico elaborado con plumas de águila, llamado "broma". El mara’akáme sahúma al paciente mientras le pasa la "broma" por todo el cuerpo. En el curso del tratamiento, el curandero pronuncia rezos solicitando la ayuda divina para la restitución de la salud del enfermo. A veces, el procedimiento se lleva a efecto en el transcurso de la noche; en estos casos, los rezos van acompañados de algunos cantos.

La calentura también es susceptible de ser tratada con la planta medicinal llamada tiengui —posiblemente se trate de la espece botánica Alternanthera repens, denominada con el vocablo náhuatl tianguispepetla—. Con ella se preparan dos litros de té, cantidad que el enfermo debe tomar gradualmente durante el día; la terapia debe prolongarse hasta que la temperatura se normalice.

Las complicaciones que puede acarrear la calentura provienen del hecho de que los enfermos no se atienden muchas veces de manera oportuna, circunstancia que puede costarles la vida. La falta de fervor manifestada en la oración, lo mismo que el incumplimiento de las ofrendas —principalmente las indicadas para los meses de agosto, septiembre y octubre—, también pueden agravar el estado del paciente. Para no contraer la calentura, los terapeutas tradicionales huicholes recomiendan cumplir con las obligaciones hacia las divinidades y llevarles las ofrendas a los respectivos lugares sagrados, según lo señala la tradición (V. enfermedad de Tatevari).