1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Huicholes (Wirraritari).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Husby quiniya o Newiska. Mal de ojo

En casi todos los grupos indígenas del país, el mal de ojo es un síndrome de filiación cultural en el que se reconoce que la causa fundamental reside en el ataque, voluntario o involuntario, de una persona que posee la mirada fuerte, "caliente" o "pesada". Quien lo padece puede ser un ser humano, un animal, una planta e, incluso, un objeto físico. El husby quiniya o newiska, que los propios huicholes traducen como "mal de ojo" (V. mal de los ojos), es una enfermedad que afecta a las personas de cualquier edad, especialmente durante el mes de octubre, mes en el que se cosecha el maíz. Se trata de una afección causada, precisamente, por el dios del maíz como una forma de defensa contra la depredación infligida por los hombres que diariamente se alimentan con sus granos. Las personas que trabajan en las milpas contraen el padecimiento cuando algún trocito de la planta entra en sus ojos provocándoles irritación e hinchazón, acompañadas de basca, dolor de cabeza y de huesos, y calentura (V. irricuíniya).

El método empleado para detectar el padecimiento consiste en la aplicación de una limpia con huevo y plumas de aguililla. Una vez establecido el origen del mal, el especialista procede a practicar la curación ejecutando una limpia semejante a la del diagnóstico, que acompaña continuamente de rezos, y al final de la cual aplica agua en los ojos. Esta agua es obtenida del mar frente a Aramara —lugar sagrado huichol que se encuentra en la costa de Nayarit—, en cualquiera de las lagunas sagradas e, inclusive, en algún ojo de agua. La prueba palpable de que el mal ha sido erradicado la constituyen unos trocitos de carbón que el mara’akáme extrae de los ojos del paciente, evidencia concreta del calor que estaba produciendo la irritación.

Un tratamiento alternativo para curar el mal de ojo consiste en un baño de agua fresca, que el enfermo debe recibir cada doce horas; en el curso del baño, éste debe sumergir la cabeza en el agua cada dos minutos e intentar permanecer así el mayor tiempo posible.