1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Mazahuas.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Desviadura

Las causas que pueden provocar el padecimiento son en su mayoría accidentales, siendo las caídas y los golpes las más comunes. Así, los terapeutas refieren que "al caer, las personas se tuercen los tobillos", una de las articulaciones más afectadas por la desviadura. En sujetos de edad avanzada, la enfermedad surge por otro tipo de causa: un enfriamiento producido por "falta de sangre"; en estos casos, se trata de la desviadura de un hueso de alguna extremidad. Por último, la enfermedad puede también ser consecuencia de un susto, una bilis o un coraje.

La "desviadora" se manifiesta por la salida del extremo de un hueso de su articulación; "por ejemplo, una persona que tiene desviado el juego del tobillo, tiene el hueso que está afuera, encima del puente del pie; a esto corresponden los "nervios" (músculos) que se encuentran detrás de la rodilla", declara un informante. Inmediatamente después del accidente, el enfermo comienza a sentir fuertes dolores en la región afectada, la cual se hincha de manera considerable; a las poca horas, el paciente no puede mover el miembro lesionado (V. zafadura).

Los hueseros acostumbran diagnosticar el padecimiento después de observar y revisar atentamente, mediante palpación, la zona que se presenta inflamada y dolorida, así como otras áreas para constatar que no han sido lesionadas por el accidente.

La terapia empleada por los hueseros tiene la finalidad de bajar la inflamación y consiste en un baño de vapor y lavados aplicados en la zona afectada. Para ello, se utilizan todas las partes de la hierba conocida popularmente con el nombre de pepino-pempa, o chachalisco (Stevia salicifolia), las cuales se ponen a hervir en agua; una vez que la preparación llega a ebullición, el paciente coloca el miembro dolorido sobre la olla para recibir los efectos benéficos de los vapores; después, el terapeuta lava la zona lastimada con la misma agua y enseguida, sin dejar que se seque, le coloca una venda. Esta terapia debe aplicarse tres veces para que "la infección desaparezca" definitivamente. curiosamente, el tratamiento no contempla en ningún momento la aplicación de sobadas o "jalones" para acomodar el hueso práctica aplicada por los terapeutas de muchos otros grupos indígenas en los casos en que algún hueso se sale de su articulación. Los hueseros mazahuas señalan que la dieta juega un papel importante en la curación de la desviadura porque, si el paciente no la observa, "puede morir". En el curso de la convalecencia el paciente no debe "tragar refresco" ni comer carne de cerdo; puede consumir carne de pollo, sin sal, mas no el caldo, ya que éste "retrasa la curación", afirman los terapeutas.

Los informantes consideran que la mejor manera de prevenir las desviaduras consiste en "reforzar el cuerpo y los huesos", lo cual se consigue observando la dieta antes indicada.