1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Mazahuas.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Maldad

La "maldad" es otro de los numerosos síndromes de filiación cultural que agobian a los integrantes del grupo mazahua. Esta causa de demanda de atención —una de las más frecuentes de la población— es atendida por limpiadores y parteras, principalmente. Aunque la enfermedad es considerada con particular atención por todos los terapeutas, no parece representar una seria causa de muerte entre las persona que la contraen.

Las palabras de una de las parteras que curan el padecimiento son bastante explícitas acerca de las causas de la maldad: "Caras vemos pero corazón no sabemos". El sentimiento de envidia de una persona con respecto a otra está casi siempre en el origen de la enfermedad; la persona que desea provocarle un mal a su enemigo recurre a un brujo, quien hace la maldad y la envía a la víctima previamente designada.

Así, la víctima de la maldad de improviso empieza a padecer fuertes dolores de estómago, diarrea y vómito, situación que se complica rápidamente y que obliga al enfermo a solicitar la ayuda de un terapeuta competente.

Los curanderos tratan la maldad mediante la aplicación al enfermo de dos o tres limpias, una cada tercer día. El terapeuta comienza el rito de curación limpiando al paciente con un huevo, luego repite el procedimiento con chile negro, enseguida con parafina y, por último, con pirul; mientras ejecuta la limpia va orando a "Dios quien nos dio la vida y a la virgen; se ruega por los enfermos, por la salud". Al término de cada limpia, baña todo el cuerpo del paciente con aceite de amoniaco en solución, y luego le da a tomar un aceite, a manera de purga, pero sólo a aquel que tiene una "maldad fuerte" (V. hierba del diablo y epazote cenizo). Finalmente le administra agua hervida con un poco de aceite y endulzada con azúcar.

Cuando el paciente no se somete a un tratamiento, adelgaza continuamente, "no come, y el médico no lo compone, los doctores dicen que es apéndice". Los informantes reportan que la enfermedad no se puede prevenir y que "pega parejo a adultos y niños".