1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Tzotziles (Bats’il Winik).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Zal o’jbal. Tuberculosis

La tuberculosis, o zal o’jbal en lengua tzotzil, es considerada una enfermedad que deriva de la tos, generalmente crónica, que no ha podido ser curada. Es, por lo tanto, una complicación de la tos. Según los terapeutas, esta dolencia afecta sólo a personas adultas, en cualquier época del año, y es atendida principalmente por el iloletik (curandero).

En un inicio, el enfermo que padece tuberculosis presenta una forma de tos persistente que no responde a los tratamientos acostumbrados. Pasados unos 20 días aparecen otros síntomas, entre los cuales se incluyen flema blanca, vómito con sangre, falta de apetito y pérdida visible de peso. Si la tos arrecia durante la noche, la tuberculosis es catalogada como "fría"; en caso contrario, es considerada "caliente". El terapeuta establece el diagnóstico con base en los síntomas que manifiesta el enfermo y en el interrogatorio destinado a conocer la evolución del padecimiento.

Al igual que para la tos, también en la tuberculosis existen procedimientos diferenciados según su calidad. En ambos casos, los tratamientos consisten en la ingestión de tés preparados con especies medicinales. El propósito fundamental de las terapias es conseguir disminuir la frecuencia de la tos y los vómitos con sangre, así como hacer recuperar el apetito al enfermo.

La tuberculosis fría se trata mediante un té preparado con un trocito de aproximadamente 5 cm de corteza del árbol llamado yailte, hervido en medio litro de agua. El medicamento se administra en dosis de una copita tres veces al día, por lo menos por un periodo de 10 a 15 días. A raíz de que el té se "echa a perder" en dos días, suelen agregarle un poco de silicilato de metilo para que se conserve en buen estado. Durante el tiempo que dura el tratamiento, el paciente no debe tomar líquidos fríos, ni comer alimentos considerados de calidad fría, tales como verduras, frutas, etcétera (V. frío-calor).

El medicamento destinado a tratar la tuberculosis "caliente" se prepara con hojas de angélica y se administra en dosis de un vaso tres veces al día, durante un periodo que va de tres a seis días. El paciente con esta forma de tuberculosis debe evitar consumir alimentos considerados de calidad caliente, como el café, la carne de puerco o el chile.

Los informantes aconsejan a sus pacientes no cambiar las plantas indicadas para cada tipo de tratamiento, porque de lo contrario el enfermo puede agravarse y debe repetir la curación.

Los médicos tradicionales tzotziles señalan que la tuberculosis es una causa frecuente de muerte entre los habitantes de sus comunidades, especialmente cuando no es atendida oportunamente. Ellos recomiendan, a manera de prevención, cuidar la calidad de la alimentación, y acudir al médico en cuanto surja cualquier enfermedad para evitar que ésta se complique.