1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Zoque-Popoluca.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Pacquit’h. Fractura

La fractura o pacqit’h, como la designa popularmente la población zoque-popoluca, es una causa de demanda de atención frecuente que atienden los hueseros de este grupo indígena. Las causas que provocan esta afección son de tipo accidental; entre las más frecuentes se encuentran las caídas y los golpes. Para conocer la naturaleza del daño resultante, el especialista revisa la zona lastimada, palpando cuidadosamente los músculos y huesos; cuando existe una fractura, "se siente" al tocar, refieren los terapeutas.

Para tratar una fractura, el huesero primero acomoda el hueso quebrado, y luego inmoviliza la parte afectada para evitar cualquier movimiento y permitir así que el hueso vuelva a "encarnar", es decir, a soldar; este procedimiento recibe el nombre de "calzar el hueso", y se puede ejecutar de varias maneras, dependiendo de la ubicación del hueso lastimado. Así, en el caso de una clavícula rota, después de acomodarla el terapeuta sólo amarra la zona (incluyendo el hombro y el antebrazo) con un trapo; el "calzado" se deja por espacio de 15 días, tiempo suficiente para que la fractura "encarne", aseguran los hueseros.

Otro método, empleado principalmente con los huesos largos, es el de entablillar el miembro afectado, empleando para ello palos delgados y vendas. Este tipo de calzado se debe dejar aproximadamente durante un mes. Para entablillar, los terapeutas acostumbran utilizar la corteza de jonote (panatzcui) —árbol de tallo fino, hojas verdes y flores blancas—, aunque también se puede usar la corteza de cedro (acuij). Por lo general, en los adultos las fracturas tardan más en soldar "pues los huesos son más duros". Una tercera forma de lograr inmovilizar el sitio lastimado consiste en preparar una especie de emplasto con un barro blanco llamado su’unm nas —"una tierra fina y pegajosa"—, o, en su defecto, con una tierra también blanca de nombre nuc nas, extraída por hormigas arrieras desde una profundidad de aproximadamente un metro. Ambas sustancias, al ser mezcladas con agua, permiten elaborar un emplasto que se aplica localmente sobre la parte afectada; al secarse, forma una costra dura que impide cualquier desplazamiento del hueso acomodado.