1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Zoque-Popoluca.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Problemas de lactancia

Si bien la falta de leche no es un fenómeno muy frecuente entre las mujeres de la zonas zoque-popolucas, su aparición constituye un problema angustiante para la madre, ante la dificultad que presenta el medio indígena para encontrar oportunamente una solución adecuada. Cuando una madre no puede alimentar a su hijo porque carece de leche, entonces "se busca a otra para que le dé de mamar al niño". El caso más frecuente es el de aquellas mujeres que no producen leche en cantidad suficiente para satisfacer las necesidades del pequeño. De la mujer que sufre este tipo de problema se dice que tiene "quebranto". Según las terapeutas, esta afección se produce cuando, durante la cuarentena, la puérpera se levanta a trabajar demasiado pronto; el esfuerzo que hace "le produce ardor y se seca su pecho". Las parteras de estas áreas han logrado reunir numerosas recetas útiles para afrontar casos como éstos.

Entre los preparados aconsejados con más frecuencia para estimular la producción de leche, están los atoles hechos con semillas, el más común de los cuales se elabora con "ajolín" (ajonjolí) molido, y masa; según las curanderas, este atole produce el efecto esperado "aunque la mujer no tenga bebé de pecho". La ingestión del té de privilegio —un tipo de zacate hirsuto—, también es una valiosa ayuda cuando se desea aumentar la cantidad de leche; se recomienda tomar, poco a poco, tres litros del preparado. El chocolate con leche, el aguardiente mezclado con raíz de colmena, la "flor de miel" —flor de color amarillo con aroma a miel— y la raíz de coyol (chi’chk), son otros de los preparados recomendados para estos fines.

Muchas parteras señalan la conveniencia de complementar la ingestión del té elegido con un baño que se hace con un macerado de flores de chotete, o de hojas de florifundio de flor blanca, en aguardiente; la primera de estas plantas es una hierba rastrera de flores amarillas, mientras que la segunda es una planta de flores grandes, rojas o blancas. Una vez listo el preparado, se baña a la mujer con agua caliente y después se le frota la espalda y la cabeza con dicha medicina.