1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Chontales de Oaxaca o Tequistlatecos.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Lit setk. Mal de aire

El "mal de aire" es uno de los síndromes de filiación cultural de la medicina tradicional chontal. Los curanderos, parteras y espiritualistas son los principales especialistas encargados de tratar el padecimiento.

La expresión "mal de aire" designa una enfermedad causada por un mal aire, es decir, un aire con propiedades malignas, perniciosas. Este aire provoca el padecimiento cuando entra al cuerpo de un sujeto, lo que puede ocurrir en dos circunstancias. En la primera, el aire penetra al organismo cuando un sujeto se expone a un cambio brusco de temperatura. Así lo expresan los informantes: "cuando (las personas) salen en la noche y no llevan algo que las proteja, les da este mal", o "a veces trabajando en el campo toman agua fría y les da aire"; asimismo "los señores se emborrachan y toman agua fría, y eso les provoca la enfermedad". En la segunda situación, la causa que propicia la intrusión de un aire, es un susto o una sorpresa.

Los síntomas que presenta el enfermo difieren dependiendo de la causa por la que haya sido contraído el mal aire, si bien ciertas manifestaciones son comunes a ambas: los mareos y ataques. Cuando la afección ha sido originada por un cambio repentino de temperatura, a estos síntomas se añaden otros, relacionados principalmente con los ojos: el sujeto presenta "ardor y lagrimeo de los ojos, ve borroso, tiene chinguiñas —secreción pegajosa de color amarillento o verdoso que se produce en los ojos, lagañas—, se le pone roja la vista, y siente un dolor muy fuerte"; además, sufre debilidad, cansancio, tiene "mareo de la cabeza, y a veces le pegan como ataques".

El diagnóstico se establece mediante una limpia que se hace con un huevo, el cual, después de concluida la operación, se rompe en un vaso con agua. El terapeuta interpreta la forma que adquiere el huevo al contacto con el agua.

Los tratamientos empleados para curar el mal de aire, independientemente del tipo de causa que originó la intrusión del agente dañino, tienen la finalidad de sacar el aire pernicioso, malo, que está enfermando al sujeto. Es por esto que los tratamientos empleados para tratar el mal de aire consisten en practicarle al paciente varias limpias con plantas —"rameadas", com las llaman los chontales—, que tienen la función, como su nombre lo indica, de quitar las esencias contaminantes que lo están afectando. Aunado a esto, y con los mismos fines, los terapeutas sahúman al enfermo. Las limpias generalmente se hacen una vez al día durante tres días. Las plantas utilizadas con más frecuencia son la ruda, la albahaca, el romero y el alcanfor (Achillea millefolium); en ocasiones, se usa alcanfor en polvo y con él se impregna el ramo de limpia. Para las sahumadas se emplean plantas secas, tales como semillas de mostaza, laurel, romero y cáscara de ajo, además de resina seca de ocote y copal; esta práctica se debe realizar en el momento en que el enfermo va a dormir. Varios tratamientos comprenden, además, la ingestión de un preparado medicinal —jarabe de verbena, té de ruda o de albahaca—, así como sobadas con estas dos últimas plantas.

A manera de prevención, los informantes recomiendan "llevar un cigarro o algo que los proteja cuando salgan", ya que de lo contrario "les da aire en el cuerpo", así como "darse limpias para no enfermarse".