1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Mames.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Malas influencias

Recibe el nombre de "malas influencias" un padecimiento muy frecuente entre los integrantes del grupo mame, y que es tratado por los curanderos especializados en ciencias ocultas". Se trata de una afección que puede sufrir cualquier persona, y es considerada con particular atención por la población debido a las graves consecuencias que puede acarrear, las cuales pueden llevar a la muerte al enfermo. Las malas influencias comienzan a afectar a una persona cuando ésta es "tentada por el demonio". Este hecho hace que el enfermo sufra intensos dolores de cabeza, "sueños malos que le provocan miedo, brincos en todo el cuerpo y pesadillas a diario", afirman los terapeutas, quienes diagnostican la enfermedad mediante la observación del iris de ambos ojos del paciente, "porque allí aparece el mal".

El tratamiento empleado por los especialistas es un "exorcismo de oraciones benditas, de altura, para rechazar el mal. La curación es realizada en el curso de un ritual que se desarrolla frente al altar; allí, el terapeuta hace arrodillar al enfermo, le entrega "siete candelas o siete potencias (iluminaciones que Dios da al curador para que haga el bien), para que Dios ilumine su vida y el campo de su salud"; el exorcismo da inicio con "oraciones profundas para que gane el mal: pido profundamente a Dios que cure a mi hermano que se queja y llora de dolor", señala un informante, quien añade: "se realiza una petición a Dios para que envíe espíritus buenos que rechacen el mal y defiendan a mi hermano". Al finalizar la curación, el terapeuta pide la recuperación de la salud para el enfermo. En caso de que el enfermo logre curarse, tiene que prevenir eventuales riesgos de ser nuevamente afectado; esto se logra mediante consultas periódicas, ya que el curador "puede ver a futuro" y tomar las medidas necesarias. Sin embargo, en caso de que el enfermo no se cure, la enfermedad avanza hasta provocarle la muerte, porque "los fantasmas se llevan su alma". Los pocos informantes que tratan esta demanda de atención declaran que, diariamente, llegan personas a consultarlos sobre alguna posible mala influencia que creen padecer.