Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Mames.
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

At junt tat sust. Cho’obal. Espanto. Susto

El espanto o susto, es una causa de demanda d atención relativamente frecuente de la población mame, quien la designa también con la expresión at junt tat sust. Los terapeutas tradicionales que atienden a las personas afectadas por este padecimiento son las curanderas y la curanderas-hierberas. Como en otros grupos indígenas de México, también entre los mames el at junt tat sust es causado por algún suceso accidental que impresiona negativamente al sujeto que lo sufre; entre los más frecuente se encuentran las caídas, los encuentros con animales y, finalmente, las "penas".

Los síntomas que el enfermo manifiesta son variados: su semblante adquiere una coloración amarillenta, empieza a perder el apetito, le "viene mucho sueño", le da calentura y se le "desguanza el cuerpo", es decir, acusa una fuerte debilidad; además, se le hinchan la cara y los píes, presente fuertes dolores en los brazos, y el pelo se le pone rojizo El diagnóstico se realiza mediante la observación del semblante, prestando particular atención al color amarillento de sus ojos, y un interrogatorio durante el cual, además de identificar los síntomas que sufre la persona, se intente conocer las causas que provocaron el padecimiento.

Los médicos tradicionales mames tratan el susto mediante "sopladas", una forma particular de limpia. Antes di dar inicio al procedimiento, la terapeuta se encomienda "en nombre de Dios" y reza el padrenuestro y el credo, o un salmo de la "Santa Biblia"; enseguida procede a aplicar el tratamiento, es decir, a "soplar" al enfermo; para ello se llena la boca con un preparado medicinal y luego lo sopla, esto es, lo rocía sobre la cara, la frente, el pecho, la espalda y los brazos del enfermo. Fueron consignadas varias maneras de elaborar el líquido con el cual se "sopla al enfermo": el que se emplea con más frecuencia se hace con ruda (V. Ruta graveolens) y pimienta machacadas y mezcladas con "trago" (aguardiente); algunos terapeutas agregan agua florida a los ingredientes anteriores, mientras que otros añaden también hinojo; después de las sopladas ejecutadas con alguno de estos preparados, se suele administrar al paciente una toma de agua de ruda, un preparado de salandro, jugo de naranja, bicarbonato y Sal de uvas, o un vaso de la mezcla siguiente: en medio vaso de agua hervida se exprime el jugo de una naranja y se añaden dos Alka-seltzer, dos Sal de uvas, una cucharada de azúcar y media de bicarbonato.

Otra manera de aplicar la soplada es la siguiente: se le pide al paciente que se desnude y la curandera empieza a soplarlo con el preparado, comenzando por la cabeza y la espalda, hasta llegar a los pies; una vez finalizado el procedimiento, se tapa al enfermo con una sábana y se le hace reposar un rato para que sude; finalmente, debe cambiarse la ropa por otra limpia. Cualquiera que sea el tipo de soplada empleada, los informantes consideran que deben hacerse entre tres y cuatro curaciones al paciente para su completo restablecimiento. Mientras está en tratamiento, el enfermo debe evitar el consumo de alimentos de difícil digestión.

El espanto o susto es considerado con mucha atención por los terapeutas tradicionales mames, debido a las graves complicaciones que puede tener cuando el paciente no es atendido a tiempo, mismas que pueden causarle la muerte, si bien generalmente el enfermo "tarda en morir". Algunos terapeutas reconocen al padecimiento como causa de mortalidad sólo entre la población infantil.