1111
Biblioteca Digital de la Medicina Tradicional Mexicana
Universidad Nacional Autónoma de México
La Medicina Tradicional de los Pueblos Indígenas de México
Chichimeco-Jonaz (Ézar).
[ ]  [ ]  [ ]  [
Descripción de demandas
]
Descripción de demandas

Aire en la cabeza

Al padecimiento conocido como "aire en la cabeza" es un síndrome de filiación cultural que atienden el hierbero, rezandero y chupador de las comunidades chichimecas del estado de Guanajuato, los cuales refieren que dicha afección se contrae al momento de sufrir algún susto o espanto, sobre todo de noche. En la medicina tradicional de la gran mayoría de los grupos indígenas de México, los aires, que dan origen a la enfermedad del mismo nombre, son entidades de calidad "fría", autónomas, que habitan generalmente en los lugares solitarios y sombríos y que penetran al cuerpo del sujeto que se aventura por esos parajes; esta capacidad de atacar a las personas se acentúa durante la noche. Los chichimecas consideran que este aire que invade al enfermo, a consecuencia de un susto, se concentra principalmente en el interior de la cabeza, generando así la afección del mismo nombre.

A los pocos días de haber ocurrido el accidente, el enfermo comienza a sentirse mareado, "como borracho", y a "ver estrellitas", fenómeno que va en aumento con el pasar del tiempo y que lo lleva a consultar con el terapeuta. La mayor parte de los médicos tradicionales chichimecas diagnostican esta clase de afecciones mediante un método adivinatorio de nombre "materias de luces", que consiste en limpiar al enfermo frente al altar con cuatro velas y, después de encenderlas, interpretar las características de la flama.

El tratamiento adoptado para hacer salir el aire del cuerpo del paciente consiste en una forma de limpia llamada "baño de humo", y en la administración de un té medicinal elaborado con peonía y hierba del aire. Para los baños, el terapeuta enciende un brasero junto al cual coloca al enfermo; en cuanto las brasas están al rojo vivo, echa sobre ellas copal y ramas de ruda y romero: el paciente debe recibir, durante algunos minutos, todo el humo en su cuerpo; enseguida se sienta, el hierbero lo cubre con una cobija y le da a beber el té, bien caliente, para que sude y así elimine el aire. La terapia se hace generalmente por las noches, de modo que el enfermo ya no salga después al exterior, por cuanto este tratamiento es "caliente" y el aire frío puede empeorar su condición.

Las indicaciones que el paciente que sufre de aire en la cabeza debe seguir son estrictas; no debe bañarse, ni siquiera con agua caliente, durante los dos o tres días siguientes al término del tratamiento, porque el contacto con el agua puede provocarle una recaída.

Los terapeutas recomiendan a sus pacientes solicitar ayuda médica a la brevedad posible si notan que han contraído la dolencia porque, de lo contrario, la enfermedad "madura" y puede incluso llegar a trastornarlos.

Los informantes refieren que este padecimiento afecta principalmente a la población adulta "que trabaja fuera de su casa, en el campo, en las milpas o en los ranchos cercanos".